Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Hoteles de Cuba – Hotel Saratoga: El Hotel de las ilusiones ópticas.


El Hotel Saratoga luego de ser relocalizado en su ubicación actual en 1933, nótense los pisos que le faltan.

 

Una vista de los famosos Aires Libres del Saratoga, uno de los mejores de la zona.
El Hotel Saratoga, estuvo localizado originalmente en la calle Monte, al parecer en las instalaciones del hotel Isla de Cuba, y se trasladó a su ubicación actual en 1933. La construcción de la esquina de Prado y Dragones, una de las más cotizadas de la Habana del Siglo XX, fue originalmente edificada en 1880, para albergar almacenes y casas de viviendas, y luego dio paso alrededor de 1911 al Hotel Alcázar.

Reconstrucción de la imagen del Hotel Alcázar. Tomado de la web.
La imagen del Saratoga es solo una ilusión óptica, en realidad tiene más plantas de las que por fuera parece tener, esto se debe a que durante su reconstrucción se respetó el armazón externo, y los nueve niveles que se construyeron no se apoyan en la fachada, de manera tal que en algunos casos una puerta da para dos pisos.
Imagen actual del frente del Saratoga.
En el local del hotel estuvieron albergados varios salones famosos, entre ellos una sastrería a la que acudían la mayoría de los senadores de la República, además de los Aires Libres, lugar popular de reunión durante la República, al cual, según la tradición, acudía asiduamente Antonio Guiteras, Secretario de Gobernación del Gobierno de los Cien Días. En dichas instalaciones comenzaron su carrera las Anacaonas, primera orquesta femenina de Cuba.
En 1958 el hotel era propiedad de José Blanco y José López Blanco, el primero vocal y el segundo tesorero de la Asociación hotelera de Cuba, quienes lo operaban a través de Blanco López y Compañía, que controlaba, además, los hoteles Boston y New York.
Portales del los aires libres del Saratoga poco antes de su derrumbe en la década de 1980

Portales del los Aires Libres del Saratoga poco antes de su derrumbe en la década de 1980

Tras el triunfo de la Revolución de 1959 el hotel fue nacionalizado por el gobierno cubano. A partir de entonces sufrió un acelerado proceso de deterioro que obligó a la clausura del inmueble a finales de la década de 1970. En 1981 las autoridades de La Habana informaron que tanto el hotel Pasaje como el hotel Saratoga se consideraban irrecuperables y debían ser demolidos.

Finalmente el hotel se derrumbó en la década de 1980 y sólo se mantuvo en pie su fachada. La elegancia de ésta no pasó desapercibida por los inversionistas del sector turístico, quienes aprovecharon su belleza para construir un nuevo Saratoga de lujo tras los añejos muros.
Anuncios


Deja un comentario

Parque de la Fraternidad


Antigua postal del Parque de la Fraternidad Americana
El Parque de la Fraternidad Americana es unos de los espacios públicos más populares y populosos de la capital cubana. En la actualidad comprende un conjunto de pequeños parques divididos entre sí por varias grandes avenidas dentro del área que rodean las calles Monte, Dragones, Prado y Amistad.
Durante la colonia, al encontrarse en la zona extramuros, pero muy cerca de la ciudad y de los caminos que a ella llegaban fue utilizado por las autoridades como polígono militar por lo que comenzó a ser conocido como Campo de Marte.
Al fundarse la República cubana en 1902 se embelleció el entorno del campo construyendo canteros, jardines, fuentes e incluso se proyectó un zoológico por lo que se convirtió en espacio preferido para los paseos de los habaneros que desde los barrios extramuros pasaban por el parque para descender por el Prado. Sin embargo todo el encanto de los parques quedaría opacado por el devastador ciclón de 1926.

Gobernaba entonces la Isla el general Gerardo Machado quien dentro de sus planes de gobierno había proyectado un ambicioso plan de Obras Públicas para convertir a La Habana en un destino turístico de primer orden. Machado, de acuerdo con el urbanista francés Jean Claude Forestier y su ministro Carlos Miguel de Céspedes, concibieron entonces utilizar el espacio del antiguo Campo de Marte para la construcción de la Plaza de la Fraternidad Americana en saludo a la VI Conferencia Panamericana que se celebraría en La Habana en 1928.
El nuevo y hermoso parque, que pronto se convertiría en uno de los centros de la vida citadina, se inauguró el 24 de febrero de 1928 y en su centro se sembró una ceiba abonada con tierra procedente de todas las naciones del continente americano y que desde entonces se conocería como Árbol de la Fraternidad Americana.
Forestier concibió el proyecto del nuevo parque como una extensión del nuevo centro de la gran ciudad; de ahí que desde el Parque de la Fraternidad, pasando por el nuevo Capitolio Nacional y luego por Prado se observase uniformidad en el mobiliario, los elementos de iluminación (con monumentales farolas) y la jardinería.
Años después la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales iría agregando al Parque de la Fraternidad lo que con el tiempo devendría en uno de sus elementos identitarios: los bustos de los próceres de las gestas de independencia americanas.
En los alrededores del Parque, que en su época de esplendor fue el centro de una de las zonas más elegantes de La Habana se alzan algunos de los edificios más importantes de La Habana por sus valores históricos y patrimoniales como el Capitolio Nacional, el Palacio de Aldama o la elegante torre de la Compañía Cubana de Teléfonos. También, con apenas cruzar la calle se podía acceder a varios hoteles, casi todos desaparecidos, como el Isla de Cuba, el Nueva Isla, el Perla de Cuba, el Nueva York, o el Saratoga con sus famosos aires libre.