Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

La visita del crucero Hai Chi a La Habana


El cruceri Hai Chi de la armada imperial de China entrando a la bahía habanera en 1911

En octubre de 1911 el crucero Hai Chi de la armada China hizo su entrada al puerto de La Habana en visita amistosa. Este hecho despertó una gran curiosidad entre la población cubana, fascinada de siempre con la cultura del Celeste Imperio y llenó de orgullo a la numerosa comunidad china residente en la Isla que por vez primera veía navegar un navío de guerra de su país en aguas de América.

China, en ese entonces un país semicolonial y atrasado, había sido derrotada por Japón en 1895, conflicto en el que había perdido casi todas sus unidades de superficie, por lo que, en el momento de la visita del crucero Hai Chi, contaba sólo con una pequeña escuadra para defender su enorme litoral. De ahí que destinar uno de sus cuatro buques más modernos para un periplo diplomático tuviese más significado, tanto para las autoridades de ese país como para sus ciudadanos. Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

La Estrella de Italia: la joyería que fabricó la corona de la Caridad del Cobre


La corona de la Virgen de la Caridad del Cobre fue realizada por la Estrella de Italia

La Estrella de Italia fue una importante joyería cubana de la primera mitad del siglo XX. En sus talleres de La Habana se realizó la corona que luce en su cabeza la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba,  que se encuentra expuesta en el Santuario del Cobre en Santiago de Cuba. Otra obra de gran valor que forma parte del patrimonio histórico cultural de la nación cubana fue la Medalla del Generalísimo, fabricada en oro de 18 kilates, que le obsequiaron a su jefe los oficiales que sirvieron bajo el mando del Mayor General Máximo en 1902 y que se conserva hoy en el Museo Numismático de La Habana. Sigue leyendo


Deja un comentario

La Lanchita de Casablanca (+ Fotos)


El vapor Guanabacoa que inauguró el servicio de pasajeros entre Casablanca y La Habana

El servicio de transporte de pasajeros a través de la bahía entre la localidad de Casablanca y La Habana se inauguró oficialmente en marzo de 1911. No es que antes no existiera, porque siempre hubo pequeñas embarcaciones cruzando la rada de un lado a otro, pero de forma organizada comenzó en esa fecha.

La iniciativa se debió a la Asociación de Propietarios Industriales y Vecinos de Casablanca que logró reunir los apoyos necesarios entre los particulares y el Ayuntamiento para construir el embarcadero y fletar los buques. Desde el primer momento el servicio se pensó para enlazar varios puntos importantes cercanos a la costa norte de la provincia; de ahí que se proyectara llegar hasta Cojímar, poblado de muy difícil acceso en ese entonces y en el que acostumbraban veranear las familias habaneras. Sigue leyendo


Deja un comentario

Las excursiones de los Ferrocarriles Unidos de La Habana


Publicidad de la United Railways
of Havana donde ofrece sus
excursiones (1911)
La Habana fue siempre un lugar popular entre los turistas norteamericanos. Su ambiente español y cierto romanticismo, exacerbado tras la victoria de las armas norteamericanas en su “esplendida guerrita” con España empujaban a la Isla una corriente cada vez mayor de viajeros del norte. Sin embargo, más por carencia de hospedajes decente y de comunicaciones que por fatalismo geográfico, el resto del archipiélago cubano permaneció durante casi toda la República ajeno al fenómeno del turismo.
Una de las empresas que vio un filón de oro en el turismo fue la United Railways of Havana (los Ferrocarriles Unidos de La Habana) que controlaba parte de los caminos de hierro en la Isla. Esta compañía, ya desde las dos primeras décadas republicanas, ofertaba excursiones en tren para que los viajeros que arribaban a la capital pudieran conocer las bellezas del resto de la Isla. De La Habana estos podían trasladarse en primera o segunda clase a Matanzas, Cienfuegos o Batabanó, donde tras un breve descanso se tomaba un vapor hasta la Isla de Pinos.
En la década de 1930, la crisis del turismo obligó a la empresa y los que se asociaban a ella en la organización de las excursiones a adoptar nuevas estrategias. Esa fue la razón de que se ampliaran las excursiones a otras ciudades cubanas y se extendiera el uso del sistema de todo incluido, que era muy popular en Estados Unidos. En la oferta la empresa incluía estancias de tres o siete días en determinados hoteles de Varadero, Trinidad, Santiago de Cuba o Isla de Pinos.

Sigue leyendo

Las motocicletas en tiempos de la República

Deja un comentario


La Primera motocicleta en entrar al país parece que fue en el año 1899, según reflejan las páginas del Diario El Fígaro, a partir de entonces fue intensificándose su uso, y ya en la década del 20 y el 30 existían clubes dedicados a la especialidad.

La foto muestra una parte del Club Motociclistas de Cuba, los cuales compartían además del gusto por las motos el gusto específico por las Harley-Davidson.

Club de Motociclistas de Cuba

Se dice que la hija del fundador del Club, Luis Bretos, podía montar una Harley por el muro del Malecón. En la foto aparece Lourdes Bretos, que así se llamaba, montando su Harley.

Ver las imágenes →

This gallery contains 3 photos


Deja un comentario

¿Cómo se reflotó el acorazado Maine?


Ataguías alrededor de los restos del acorazado Maine (1911)
El montaje que encabeza esta entrada se realizó sobre la base de tres fotografías oficiales que el gobierno de los Estados Unidos tomó en 1911 de los trabajos de extracción de los restos del acorazado Maine hundido en la bahía de La Habana por una explosión el 15 de febrero de 1898.
La extracción del buque, que había quedado ladeado bajo 19 pies de agua y del que se observaban aún los mástiles, fue solicitada por las autoridades cubanas, pues el mismo entorpecía la navegación dentro de la bahía de La Habana.

Sigue leyendo

Policía montada de La Habana

Deja un comentario


Policía de tráfico montada de La Habana


¿Por qué los cubanos les dicen caballitos a los policías de la motorizada?… Pues, por la fuerza de la tradición:

Esta foto de 1913 muestra a la policía de tráfico montada de La Habana, a los que los habaneros jocosamente llamaban “caballitos”. Ellos serían lo que legarían su mote a sus sucesores del cuerpo; aunque estos, por el empuje de la civilización, ya hubiesen cambiado las cuatro patas por las dos ruedas.


Deja un comentario

El Tarzán cubano


Ángel de la Torre, el “Tarzán cubano”
Durante la década del 40 del siglo pasado alcanzó gran celebridad en Cuba un personaje particularmente excéntrico llamado Ángel de la Torre que se internó en el bosque de La Habana para vivir al aire libre y de forma completamente natural.
En su aventura y afán de ganar fama (porque si hubiese sido otro su propósito se hubiese ido a la Ciénaga de Zapata o las montañas de Oriente), Ángel hizo cosas tan locas como lanzarse un clavado en el Almendares desde el puente de la calle 23; asegurándose antes, por supuesto, que su hazaña fuese atestiguada por un nutrido grupo de periodistas y admiradores, que también los tuvo.
Una noche, burló a las autoridades, tomó una canoa y tras remar río abajo se dirigió a La Habana bordeando el litoral para, finalmente, desembarcar frente al castillo de La Punta escasamente vestido con un taparrabos. Dada la alarma fue perseguido pertinazmente por la policía que no pudo alcanzarle, pues el moderno hombre feraz cruzó a toda carrera Malecón y en su plena encuerez fue a refugiarse en el local de una radioemisora que existía en Prado.
Burlando de nuevo a la policía reembarcó en su piragua y desandó lo antes remado para volver a su refugio del bosque de La Habana. Tras esta incursión piratesca en la villa de San Cristóbal la prensa comenzó a ponderar sus hazañas y creció la leyenda del Tarzán cubano. Las autoridades, ocupadas en cosas más importantes, tampoco le hicieron mucho caso al que consideraban un lunático inofensivo que sólo buscaba llamar la atención.

Sigue leyendo


Deja un comentario

¿Por qué los cubanos le decimos fa al detergente?


Publicidad del detergente Fab

En la Cuba republicana era muy popular una marca de detergente de la compañía norteamericana Colgate – Palmolive, llamada Fab.

Fab, que había sido lanzada en 1952 por su casa matriz, se impuso rápidamente en el mercado cubano; no sólo por su calidad superior, sino también por la expansión del uso de las lavadoras o estrategias comerciales muy en boga en la época como el otorgamiento de premios. El producto se comercializaba en cajas de cartón y era producido en Detergentes Cubanos SA, empresa del país subsidiaria de Colgate – Palmolive.

El vocablo Fab se fue deformando por el uso popular y pronto el cubano dejó de pronunciar la b final para sencillamente decirle “fa“, lo que con el tiempo se hizo extensivo a todas las marcas de detergente en polvo y se impuso como un sucedáneo del mismo dentro del lenguaje de nuestros paisanos.


Deja un comentario

¿Cómo se puede estar fresco en verano?


Por el Dr. D. H. Kress
La temperatura interna del organismo es regulada por el sistema circulatorio. La temperatura del hígado y de algunos músculos profundos en los que se efectúa la máxima combustión, es de 38,8 a 40,5 grados centígrados, mientras que la mucosa bucal tiene sólo 37, y la piel no llega a esto siquiera.
La sangre calentada de los órganos y músculos internos es llevada continuamente hacia la superficie del cuerpo para que se enfríe. Entonces, la sangre enfriada retrocede para mantener frescos a los órganos profundos. El tiempo frío actúa sobre los nervios sensitivos de la piel, y estas impresiones se transmiten a los centros que regulan la sangre; en su virtud, los vasos cutáneos se contraen, y es menos la cantidad de sangre que acude a la superficie para ser enfriada.
Por eso se pone “piel de gallina” al sentirse frío. De este modo se defiende la Naturaleza a sí misma. Muchas son las personas que creen que el alcohol calienta en tiempo frío, por notar bajo su influjo cierta sensación confortante. Puede haber impresión de calor cuando la temperatura interna es en realidad más baja. El alcohol, en efecto, paraliza los nervios constrictores de los vasos, provocando así una dilatación de los vasos sanguíneos de la piel, con el consiguiente aflujo de sangre a la superficie.

Sigue leyendo