Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Hotel New York – Hoteles de Cuba


Publicidad del hotel New York (1949)

El hotel New York era un hotel ubicado en la calle Dragones, No. 707 entre Amistad y Águila, en La Habana. 

Se inauguró el 18 de junio de 1920 y en 1958 pertenecía a José Blanco y José López Blanco, tesorero por muchos años de la Asociación Hotelera de Cuba, quienes poseían además los hoteles Saratoga y Boston, en la misma ciudad. Los tres establecimientos eran operados a través de “Blanco López y Compañía”.

En la actualidad se encuentra en ruinas.

Bibliografía:
Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
Anuncios


Deja un comentario

Hotel Boston – Hoteles de Cuba


El desaparecido hotel Boston era un hotel ubicado en la calle Egido, No. 707 entre Merced y Paula, en La Habana. 
En 1958 pertenecía a José Blanco y José López Blanco, tesorero por muchos años de la Asociación Hotelera de Cuba, quienes poseían además los hoteles Saratoga y NewYork, en la misma ciudad. Los tres establecimientos eran operados a través de “Blanco López y Compañía”.
Bibliografía:
Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Hoteles y posadas de Cienfuegos


Segunda Zafra presenta hoy una relación de algunos de los hoteles y posadas más importantes que existían en la ciudad de Cienfuegos antes de 1959:

Dirección
Nombre comercial
Razón Social
Tipo
S. Isabel 30
Bristol
Torres y Cia.
Hotel
Gacel 72
Cienfuegos
Manuel Caneiro
Hotel
S. Isabel 50
Ciervo de Oro
Hortensino Barres y Cia.
Hotel
S. Isabel 9
El Centro Galicia
Mendoza y Hno.
Hotel
S. Isabel 50
El Ciervo de Oro
Manuel García Montero
Hotel
Gacel y S. Cruz
Havana Club
Oscar Mesa
Hotel
Castillo 156-158
Isla de Cuba
YecLoyGing
Hotel
De Clouet 72-74
La Campana
Luís Li
Hotel
S. Elena 127 esq. a Hourruitiner
La Catalana
TayMan Gen
Fonda y Posada
Castillo 154
La Flor de Cuba
Ezequiel y Pollán
Hotel
S. Clara 215-219
La Gran China
QuongYun Long
Fonda y posada
Castillo 114
La Paloma
José García y Hno.
Hotel
S. Elena 109
La Plaza
ManWanHing
Hotel
S. Carlos 115
La Suiza
José Lombardero
Hotel
S. Fernando y Casales
La Victoria
Dionisio Más
Hotel
S. Fernando 94
Los Vaporcitos
Francisco Rivera
Hotel
S. Cruz 115
Rifá
Manuel Vega Rodríguez
Hotel
S. Cruz 75
Roma
Hotel
S. Carlos 141
San Carlos
Hotel
De Clouet 33 y S. Fernando
Unión
Martínez y cia.
Hotel
De Clouet y S. Fernando
Unión
Antonio Mata
Hotel y café


Deja un comentario

Hotel Sevilla – Hoteles de Cuba


El hotel Sevilla visto desde Prado

El hotel Sevilla, en la manzana de Zulueta y Monserrate en La Habana, fue inaugurado a un costo de medio millón de pesos el 22 de marzo de 1908 por el Urbano González, un español nacido en Caldas de Oviedo en 1866 quien entonces era, además, propietario del hotel Pasaje. González era sobrino del teniente coronel retirado del ejército español Juan de Villamil quien poseía el hotel Inglaterra.

Los arquitectos que diseñaron el edificio se inspiraron en la entrada del Patio de los Leones del Alhambra de Granada, en España, de ahí su estilo morisco que que sobresale en arcadas, columnas, y en el abundante uso de mosaicos.

Al hotel se podía acceder por sendas entradas en las calles Trocadero y Zulueta y en la planta baja contaba con numerosos servicios como farmacia, barbería, café y salones de conferencia. En los pisos superiores se encontraba 162 habitaciones, todas con baño y teléfono (lo que se consideraba todo un lujo en la época de su inauguración).El edificio contaba, además, con dos elevadores para mayor confort de sus huéspedes.

Un gran patio andaluz en el mismo centro del inmueble contribuía a la ventilación de las habitaciones de puntal alto, lo que las hacía muy frescas en el cálido verano de Cuba. Estas habitaciones habían sido finamente amuebladas por una prestigiosa casa comercial habanera.

En la década de 1920 John Mc Entee Bowman, dueño de la mayor cadena de hoteles del mundo en ese momento, lo adquirió y transformó en el hotel más moderno y lujoso de La Habana. Frank Steinhart – el todopoderoso dueño de los tranvías de la capital cubana – era el vicepresidente de la compañía presidida por Bowman. En 1924 la directiva del “Sevilla Biltmore” le construyó un nuevo edificio adjunto al antiguo que terminó por dar al hotel su aspecto actual.

Particularmente atractivo resultó desde entonces su roof garden (jardín en el techo) que se convirtió en uno de los lugares preferidos de la aristocracia cubana y los visitantes extranjeros por su espectacular vista que se elevaba sobre la vetusta Habana. Los Leones y otras asociaciones de la Isla escogieron también el Sevilla como sede de sus reuniones sociales y asambleas.

El hotel confrontó dificultades económicas y conflictos laborales durante los años 30 y en 1937 fue arrendado por la “Compañía Arrendataria del Hotel Sevilla Biltmore” presidida por Miguel Suárez León. Ante de terminar esa década, en un negocio, que constituyó un gran escándalo en la época, Agustín Batista lo traspasó al uruguayo Amletto Battisti que lo regentó hasta 1958 (aunque entre 1950 y 1952 lo tuvo arrendado a una compañía norteamericana).

Sería Amletto quien en el Sevilla abriría el primer bar refrigerado que existió en Cuba, el cual estaba decorado por el famoso caricaturista cubano Conrado Massager.

Con 333 habitaciones el Sevilla era uno de los tres hoteles de primera, junto al Nacional y el Presidente, que existía en La Habana antes del boom turístico de la década de 1950. En 1957 se le autorizó a montar un casino de juego que fue operado por el mismo Battisti bajo la razón de “Turística Algoper SA Compañía”.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana, Amletto Battisti, que era muy conocido por sus vínculos con la mafia se apresuró a asilarse en la embajada de Uruguay y poco después el hotel pasó a ser propiedad del Estado cubano que lo destinó al turismo nacional, convirtiéndolo, además, en escuela de hotelería. 200 habitaciones se destinaron como albergue de estudiantes becados en la capital.

Durante la crisis económica que azotó a Cuba en la década de 1990 el hotel fue remozado y destinado al turismo internacional. Desde entonces ha sido administrado de forma conjunta por empresas cubanas en sociedad con compañías internacionales.

Fuente:

* Hotel Sevilla.
* Hotel Sevilla. Detalles del hotel.
* Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba. Editoirial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Hotel Lincoln – Hoteles de Cuba


Postal del hotel Lincoln (años 30)
El Hotel Lincoln de siete pisos y más de cien habitaciones se encuentra ubicado en la intersección de las calles Galiano y Virtudes en La Habana.
Era propiedad del español Antonio Fernández Prieto, su administrador , quien lo operaba bajo su mismo nombre y poseía también el Gran Hotel de Camagüey.
El hotel se inauguró en 1926, durante el primer boom hotelero de Cuba. Había sido propiedad en los años 30 del norteamericano J. A. Richardson y desde finales de la década de los 30 hasta los 40 de Evaristo Fernández Martínez, nacido en Asturias en 1894 y llegado a Cuba en 1902. 
Ubicado en el corazón comercial de La Habana y a escasos metros del Malecón, el hotel Lincoln se mantuvo entre los mejores hoteles de La Habana hasta la década de 1950 en que se construyeron otras instalaciones más modernas. Sin embargo, a pesar de ésto, se le siguió considerando un buen hotel durante el resto de la República.

El Lincoln se hizo conocido mundialmente cuando el 23 de febrero de 1958, en su vestíbulo, un comando del Movimiento 26 de Julio secuestró al gran campeón de automovilismo Juan Manuel Fangio. Precisamente la habitación que ocupara el corredor argentino, la 810, se convirtió en un museo, que rememora el hecho y constituye uno de los atractivos actuales del la instalación.
Tras el triunfo de la Revolución de 1959 el hotel fue nacionalizado por el gobierno cubano. En la actualidad  tiene categoría dos estrellas y es administrado por la cadena hotelera estatal Islazul.
Fuentes:
* Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba. Editoirial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario >


El hotel Packard (a la izquierda) en 1943
El hotel Packard se encontraba ubicado en el Paseo del Prado No 51 – 55 entre Cárcel y Morro. Fue construido durante la década de 1920 por una compañía norteamericana y en en 1958 era propiedad de los hermanos Mercedes y Evaristo Ulloa Ferro, quienes, además, poseían una agencia de autos europeos.
Tras el triunfo de la Revolución fue nacionalizado y aunque continuó prestando servicios se fue deteriorando paulatinamente hasta que cerró y luego se derrumbó. Por muchos años permanecieron abandonas sus ruinas hasta que una empresa extranjera se decidió a utilizar parte de ellas (el frente que da a la calle Cárcel) en la construcción de un nuevo hotel de lujo.


Deja un comentario

Hoteles de Cuba – Hotel Casa Granda: El más bello de Santiago


El hotel Casa Granda a la derecha del lector; a su ladao el exclusivo
Club San Carlos
El hotel Casa Granda, ubicado en Santiago de Cuba y que aún presta servicios en la actualidad fue por muchos años el principal establecimiento de ese tipo de la ciudad suroriental.
Se fundó en 1913 por su propietaria, la firma de capital cubano – norteamericano Ferrocarriles Consolidados de Cuba, que poseía, además, el hotel Camagüey en la ciudad del mismo nombre.
Para el hotel se construyó un edificio ecléctico de tres plantas en la calle Heredia, frente al Parque Céspedes. El diseño correspondió al arquitecto Carlos Segrera y fue ejecutado por la Sociedad Constructora Amigos y Hermanos en apenas seis meses. Inaugurado finalmente el 11 de enero de 1914 se convirtió inmediatamente en uno de los referentes para los santiagueros y una de las edificaciones más importantes de la ciudad.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Hoteles de Cuba – Hotel Dos Hermanos


Hotel Dos Hermanos
El hotel Dos Hermanos fue uno de los dos más importantes que existió en el poblado de Surgidero en Batabanó junto al hotel Cervantes. El Dos Hermanos era un hotel muy singular, hecho por completo de maderas preciosas muy parecido a los negocios de alojamiento del oeste norteamericano.
Comenzó a prestar servicios en 1889. En ese entonces eran sus dueños dos hermanos españoles Jose María y Joaquín Valdés quienes nombraron el establecimiento en honor a su parentesco.
El edificio original sólo tenía dos pisos: la planta baja tenía un café y un salón mientras que el segundo nivel se destinaba al alojamiento. En la década de 1910 se realizaron reformas importantes en el hotel, para aprovechar la demanda del turismo; en ese entonces Isla de Pinos era uno de los destinos preferidos, además del asiento de una importante colonia norteamericana. Se añadieron dos plantas al hotel y se realizaron otras mejoras que brindaron mayor confort. Ese sería el aspecto que conservaría el Dos Hermanos hasta el final de sus días.
La reforma más importante acometida por los nuevos propietarios – Cinecio y Ciro Moas – quienes, casualmente, eran también hermanos – fue la construcción del roof garden del hotel, en el que se emplearon por los carpinteros y artesanos locales decenas de variedades de maderas preciosas cubanas para completar dos amplios salones, un bar y varias terrazas con balcones.
Entre los huéspedes más distinguidos que se hospedaron en el Dos Hermanos se pueden mencionar a José Martí, Evangelina Cossío, Errol Flynn, los presidentes de la República, Gerardo Machado, Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás. Por sus salones pasó, además, lo más selecto del arte cubano: Benny Moré, Rosa Fornés y Dámaso Pérez Prado, el Trío Matamoros, Rita Montaner.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Hoteles de Cuba – Hotel París: El hotel de los presidentes


Entrada del hotel Gran París por la Calzada de Tirry
El hotel París o Gran París, conocido como el Hotel de los Presidentes, por haber servido de alojamiento a los mandatarios cubanos cuando visitaban la ciudad de Matanzas, se encontraba ubicado en la calzada de Tirry número 54, 56 y 58 (actuales 56, 58 y 60).
El inmueble se construyó en varias etapas entre 1884 y los primeros años del siglo XX y fue el resultado de la unión de varias casas colindantes que se modificaron para dar la aparentar un edificio único.
La fundación del hotel no se ha podido precisar pero se presume haya sucedido entre los años 1897, cuando Lorenzo Zabala compró la propiedad y 1902 en que ya comienza a ser mencionado en los directorios comerciales. Zabala era también propietario del Hotel La Lonja en la misma Calzada de Tirry.
En sus primeros años se pudo considerar al París como un hotel de primera, sobre todo para los estándares de provincia: tenía 40 habitaciones y la mayoría con baño y servicio intercalado lo que podía considerarse un lujo para la época.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Hoteles de Cuba – Hotel Cervantes


El hotel Cervantes fue uno de los más importantes de los que existieron en Surgidero de Batabanó durante la República.
Fue construido en 1915 y se trataba de una edificación de cuatro pisos de mampostería, con balcones a la calle y elevador, muy confortable para los estándares de su época y debió parecer imponente dentro del entorno de un pueblo pequeño y pobre como Surgidero.
En el primer piso se ubicaban el lobby, el bar, la cocina y un restaurante con 40 mesas; los niveles intermedios se dedicaban al hospedaje con 66 habitaciones, 24 matrimoniales y 42 sencillas; por último el cuarto piso estaba destinado al roof garden con un segundo bar y restaurante de otras 40 mesas y escenario para espectáculos que funcionaba los fines de semana para los huéspedes.
El Cervantes poseía, además, su propia orquesta para amenizar las veladas y aunque tras el auge inicial el turismo decayó en los últimos años de la República y luego casi desapareció con el nuevo gobierno, ante la competencia de otros destinos como Varadero, por su escenario pasaron figuras de la talla de Benny Moré, Roberto Faz, Barbarito Diez y la Orquesta Aragón. Entre los huéspedes más habituales y distinguidos se contaba también el escritor norteamericano Ernest Hemingway, quien cada vez que visitaba Surgidero se quedaba en la habitación 32.

Sigue leyendo