Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Central Unión – Centrales de Cuba


Central Unión en 1913
El central Unión, situado en San Luis, Oriente, era un central pequeño (el 131 del país por su capacidad de molienda de 170 000 @ diarias de caña). Tenía un rendimiento industrial mediano, empleaba a 1 700 trabajadores en zafra y poseía, apenas, cinco caballerías de tierras propias.
Existen contradicciones sobre el año de su fundación, que algunos ubican en 1886 por el ciudadano francés Santiago Rosseau y otros en 1860 por Manuel y Santiago Castillo.
Entre 1889 y 1945 perteneció a la familia Rosseau de Santiago de Cuba en sociedad con otros propietarios. En 1911 José Rosseau Verdereau adquirió la parte de sus socios y se convirtió en propietario único. Sin embargo, algunos dan como su dueño a Heliodoro Gil y otros dicen que perteneció, junto al central Limones, a José Lezama, uno de los principales hacendados de principios del siglo XX hasta su quiebra durante el crack bancario de 1921.

Central Unión en 1914
Era uno de los pocos ingenios cubanos que en 1913 sembraba la variedad de caña ceniza y, como era común en la época, no empleaba ni fertilizantes ni regadío para su cultivo. Para su transporte se se servía de una red de tres km. de ferrocarril de vía ancha, 20 fragatas y una locomotora.
Su maquinaria constaba entonces de una descargadora, seguida por un juego de dos trapiches fabricados por Cail, 17 defecadoras de 1 000 galones, un evaporador de triple efecto con 10 000 pies de superficie calórica, tres tachos de punto con 360 sacos de cabida, once cristalizadores abiertos, doce centrífugas sistema Hepworth y una batería de calderas con 1 250 caballos de fuerza, compuesta de 10 multitubulares en cuatro hornos sistema Fisher.
Estuvo inactivo por 11 años hasta 1945 en que fue comprado por Julio Lobo en sociedad con Germán López, su director general y administrador quien en 1953 adquirió la totalidad de la propiedad. Tras su compra y reapertura fue reconstruido, amplaido y mejorado con nuevos equipos e instalaciones con lo que mejoró su rendimiento agrícola e industrial.
En 1958 era propiedad de Germán López Sánchez. Operaba bajo la razón social de Central Unión SA y estaba presidido por Obdulia Cabrera López; Carmen López Orúe, hija del propietario era la vicepresidenta.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Rafael Reyes.
Se mantuvo moliendo hasta los años 2000 en que durante la reestructuración de la industria azucarera cubana, conocida como Tarea Álvaro Reynoso, el antiguo Ministerio del Azúcar decidió paralizar sus maquinarias. Poco después fue demolido. En una de sus naves se instaló una fábrica de fideos.
Anuncios


Deja un comentario

Central Salvador – Centrales de Cuba


Central Salvador en 1913
El central Salvador, situado en Calicito, Manzanillo, Oriente, era un central pequeño el No. 120 en capacidad de producción (190 000 @ de caña diarias) entre los 161 existentes en 1958. Tenía el 4to rendimiento industrial más bajo del país, empleaba 11 600 trabajadores en zafra y controlaba 78 caballerías de tierra.
Se fundó en 1891 por “Ramírez y Oro, pasando desde 1895 a “J.M. Ramírez y Compañía” y, a principios de siglo a “J.L. Ramírez y Compañía” hasta 1908 en que perteneció a Francisco Contis (o Condis).
Según el “Portafolio Azucarero”, en 1913 se sembraban en las tierras del central (que entonces eran 326 caballerías) las variedades Bengala, Ceniza y Cinta no empleándose ni fertilizantes ni regadío. Para su transporte se servía el Salvador de 26 km. de ferrocarril de vía estrecha, 90 fragatas y dos locomotoras.

Su maquinaría se componía en ese entonces de una desmenuzadora, seguida por un juego de dos trapiches; 18 defecadoras con 13 000 galones; un evaporador de triple efecto y otro de doble efecto con 7 500 pies de superficie calórica; dos tachos de punto con 240 sacos de cabida; 18 centrífugas y una batería de calderas con 1 500 caballos, compuesta de seis multitubulares en tres hornos.
En 1915 sería comprado por “Godwall Maceo y Compañía”, firma de comerciantes banqueros, comisionistas, consignatarios, agentes de seguros, servicios de vapores y lanchas en bahías y costas, con oficina en Manzanillo, Oriente, que también era propietaria del central Jibacoa, más tarde, demolido.
Esta firma lo vendería en 1934 a Francisco Escobar Tamayo, constituyéndose “Central Salvador SA”, su última razón social durante la República burguesa, como continuadora de “Compañía Azucarera de Manzanillo El Salvador” de 1929. En este año se emitieron $29 000 en acciones, que en 1951 se incrementaron en $65 300 y el 30 de diciembre de 1953 en unas $37 000 adicionales, que hacían un total de 12 630 acciones de $10.
Unos 250 colonos en alrededor de 300 caballerías lo abastecían de caña y no tenía cañas de administración. El rendimiento de caña era de $50 000 @ por caballería. Su azúcar se embarcaba por lanchas hasta el puerto de Manzanillo a 12 km. del central.
Según la Comisión Técnica Azucarera, en 1951 sus costos eran de $17.40 por cada saco de azúcar de 325 libras, por debajo de la media nacional que era de $17.87 y sus activos totales estaban valorados en $1 118 284. En 1958 estaba valorado según algunas fuentes en $777 350 y sus activos ascendían a $783 000. Ese año tuvo que interrumpir la zafra debido a la quema de cañas por la insurgencia en la zona.
Su presidente era Francisco Escobar Tamayo, mientras sus hijos Francisco y Ricardo Escobar Quesada eran, respectivamente, vicepresidente – administrador general y tesorero.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central La Demajagua.
Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana el central fue demolido.

Bibliografía consultada:
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 – 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


Deja un comentario

Central Romelié – Centrales de Cuba


Central Romelié en 1913
El central Romelié, situado en Yateras, Guantánamo, Oriente, era uno de los quince más pequeños del país (el 150 entre los 161 existentes) con una capacidad de producción de 150 000 @ diarias de caña, un rendimiento industrial mediano, 1 300 trabajadores en zafra y 315 caballerías de tierras propias.
Existes discrepancias sobre el año de su fundación que algunos sitúan en 1858 y otros en 1878 y 1882, como central Romelia y fundado por Francisco Morelin y Eduardo Jorosa, ambos franceses. Fue uno de los centrales de la región de Guantánamo que perteneció a los Brooks, en 1878 bajo “Brooks y Compañía” y en 1883 a sus herederos.

“Santiago Mc. Kinley y sobrinos” entró como socio en 1891 hasta 1905 en que pasó a los “Sucesores de Mc. Kinley, Brooks y Compañía”, a los que, en 1917 se le unió como socio Armand, familiar de su último propietario particular. La sociedad se mantuvo hasta 1924 en que, como consecuencia del crack de 1921, pasó a “Compañía Azucarera Romelié SA”, administrada por Francisco de Pando, tras haber sido de los “Sucesores Mc. Kinley Brooks Rausdeer”. Francisco de Pando Armand era su administrador desde entonces, ocupando su presidencia por más de veinte años.
En 1913 el Romelié cultivaba las variedades crsitalina y blanca sin emplear ni fertilizantes ni regadío. Su maquinaría se componía en ese entonces de una descargadora, seguida por un juego de tres trapiches, 18 defecadoras, un evaporador de triple efecto de 6 000 pies de superficie calórica, tres tachos de punto, 17 centrífugas sistema Watson Laidlaw y una batería de calderas con 1 300 caballos, compuesta de cinco multitubulares en un horno Cook y dos de Fiske.
Pando Armand, presidente de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba en los años 1940 y entre 19451 y 1956 tenía intereses, además, en el central Santa Cecilia y en “Compañía Cubana”, propietaria de los centrales Jatibonico y Jobabo. También había sico accionista del desaparecido “Banco Atlántico“, propiedad de Amadeo Barletta.
El 75 % de sus cañas provenía de colonos y el resto de la administración. El 60 % se transportaba por ferrocarril, el 25 % en camiones y el resto por carretas. Sembaraba un 12 % de POJ – 2878 y un 85 % de Media Luna 318 que rendían, como promedio, 50 000 @ por caballería.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el Gobierno de la Isla que lo renombró como central Héctor Infante.
Pronto presentó problemas con el abastecimiento de sus cañas por lo que se decidió paralizarlo y posteriormente demolerlo, siendo, junto a su vecino Santa Cecilia uno de los primeros en desparecer después de 1959.


4 comentarios

Central Maceo – Centrales de Cuba


El central Maceo, ubicado en Cacocum, Oriente, era el No. 127 del país por su capacidad de producción ascendente a 180 000 @ de caña diarias. Tenía un rendimiento industrial bajo y no poseía tierras propias. Contaba con una destilería que era la 19na del país por su volumen de producción.
En 1958 era propiedad, junto con sus dos arrendatarias, de los hermanos Enrique, José y Pedro Rafael Rodríguez Penín, quienes lo habían heredado de su padre, el fundador.
Fue uno de los últimos centrales azucareros construidos en Cuba durante la República. El Dr. Enrique Rodríguez Fuentes lo fundó en 1923 con la maquinaria del demolido central Redención y desde entonces había sido arrendado a “Compañía Azucarera Arroyo Blanco” , a finales de los años 1930 a Pedemonte y Verdeja, cuyo representante en La Habana era el Dr. Octavio Verdeja Neyra, propietario del central Bahía Honda.

El central estaba bajo un contrato de arrendamiento por 20 años (1948 – 1968) a razón de 20 000 $ anuales a favor de la “Compañía Azucarera Limoncito SA”, presidida por Fernando Auñón Calvo y de la que era secretario Miguel Pírez León. Esta arrendataria lo había subarrendado desde el 1ro de agosto de 1948 hasta 1962 a la “Compañía Azucarera Maceo SA”, presidida por Miguel Penín Cruz.

Sus cañas eran de la variedad POJ-2878 y POJ-2777 y se abastecía de 545 caballerías de tierras arrendadas de las que 120 estaban bajo el cultivo de colonos. El rendimiento de las tierras variaba entre las 50 500 @ y las 65 000 @ por caballería.
Estaba valorado en $1 200 000 y su destilería, instalada desde 1943 bajo la razón social de “Compañía Destiladora Yaguabo SA” en $125 000, teniendo una capacidad para 35 000 litros de aguardiente y 25 000 litros de alcohol absoluto.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como Central Antonio Maceo.

Bibliografía consultada:

Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Central Ermita – Centrales de Cuba


El central Ermita, ubicado en Guantánamo, Oriente, era un central pequeño, el No. 144 del país (en 1958), con una capacidad de producción diaria de 160 000 @, un rendimiento industrial mediano, 2000 trabajadores en zafra y 312 caballerías de tierras propias.
En 1958 era propiedad del norteamericano Sumner Pingree, su presidente y administrador general. Pingree era un importante ganadero propietario de fincas en Guantánamo que se dedicaban a la cría de reproductoras Santa Gertrudis con una extensión de 1 600 caballerías de tierra. En 1958 era vicepresidente de la Asociación de Criadores de Ganado Santa Gertrudis, vocal de la Corporación Ganadera de Cuba y a mediados de los años 1950 había sido el promotor de la Asociación de Productores de Alta Calidad.

El central se fundó en el año 1916. Había sido propiedad de “Guantanamo & Western Railroad Company” que entonces poseía el central Santa Cecilia y era propiedad de Antonio San Miguel, un español propietario y director de La Lucha, importante periódico de la época. Más tarde pasó a Francisco Bartés Masal, español, quien había sido su socio y hombre de confianza desde 1923, el cual sería su principal propietario y presidente desde el 29 de noviembre de 1948. John Randolph había estado al frente de 1933 a 1941 y en esa época residía en el propio central.
A partir de 1949 había pasado a manos de Pingree.
Tras el triunfo de la Revolución de 1959 el central fue nacionalizado por el nuevo gobierno cubano que lo renombró como central Costa Rica.
Al producirse la reestructuración de la industria azucarera cubana de los años 2000 sobrevivió al primer corte de 2002 en que se demolió un central (el Paraguay); pero no al segundo, siendo finalmente demolido junto al central Honduras.

Bibliografía consultada:
  • Azcuba.
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Central Dos Amigos – Centrales de Cuba


Central Dos Amigos en 1913

El central Dos Amigos, situado en Campechuela, Oriente, se encontraba entre los quince más pequeños de Cuba por su capacidad de molienda ascendente 130 000 @ diarias de caña. Poseía el segundo rendimiento industrial más bajo de la industria, empleaba 1 300 trabajadores en zafra y controlaba bastante tierra, en relación con su capacidad productiva (523 caballerías).

Se fundó en el año 1882 por el español Baltasar Otamendi, quien lo conservó hasta 1891 en que pasó a la propiedad de “Aldereguía y Compañía” y en 1895 a la de Bartolomé Roca. En 1902 fue comprado por Nicolás Castaño.

En 1913 controlaba ya 372 caballerías, de las cuales 140 se destinaban a la caña y el resto se contaba entre montes y potreros. El ingenio sembraba entonces las variedades de caña cinta y cristalina y, como era habitual en la época, no empleaba en su cultivo ni fertilizantes ni regadío. Para su transporte se servía de una flota de cuatro locomotoras y 152 fragatas sobre 32 km de ferrocarril de vía estrecha.

Su maquinaría se componía en 1913 de una línea inclinada al conductor y de una desmenuzadora, seguidas de un juego de tres trapiches, nueve defecadoras, con 30 000 galones de capacidad; un evaporador de triple efecto con 11 500 pies de superficie calórica, tres tachos de punto con 375 sacos de cabida, cinco cristalizadores abiertos de 140 sacos cada unos; diez centrífugas, sistema Hepworth y una batería de calderas con 1 000 caballos, compuesta de ocho multitubulares en tres hornos.

Todo lo que le servía para moler 79 000 @ de caña por día y producir 61 103 sacos de azúcar de 325 libras (zafra de 1913).

Tras mantenerse inactivo entre 1930 y 1937 fue comprado por Carlos Manuel de la Cruz quien lo arrendó a Vicente Domínguez Fumero hasta 1939 y durante la década de 1940 a Campechuela Sugar Company, cuyo presidente era Rafael Águila Sarduy.
En 1944 fue arrendado a Mamerto y Ramón Luzárraga. Después, en agosto de 1958, sería adquirido por Antonio Zubillaga Gorostiaga, quien sería su propietario hasta su nacionalización por el Estado cubano. Su hijo Antonio y Miguel de Arango Arango eran respectivamente presidente de la firma operadora Central Dos Amigos SA. 
Al radicalizarse la Revolución Cubana, triunfante en 1959, el central fue nacionalizado por el Gobierno de la Isla que lo renombró como central Francisco Castro Ceruto.

Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana llevada a cabo en la década del 2000 por las autoridades de la Isla el central fue demolido.

Fuentes consultadas:

  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 – 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


Deja un comentario

Central Cape Cruz – Centrales de Cuba


Central Cape Cruz en 1913
El central Cape Cruz, ubicado en la Ensenada de Mora, Pilón, Oriente, era el número 129 del país por su capacidad de molienda ascendente a 180 000 @ diarias de caña. Poseía un rendimiento industrial en la media del país, 1650 trabajadores en zafra, una destilería, su aeropuerto particular,  y 137 caballerías de tierras propias.
Se fundó en el año 1902 por la familia Henderson, originaria de Filadelfia, Estados Unidos. En 1913 controlaba 213 caballerías, de las cuales la casi totalidad (202) se encontraban sembradas de caña por la administración.
Para el transporte de la caña se servía de una red de ferrocarriles de vía estrecha, 100 fragatas y tres locomotoras. Su maquinaria constaba en ese entonces de una descargadora y una desmenuzadora seguida por un juego de tres trapiches. En la zafra de 1913 produjo 76 904 sacos de azúcar de 325 libras y en la del año siguiente casi duplicó su producción: 143 877.

El central Cape Cruz en los años 1940
En 1925 fue adquirido por capitales cubanos. Desde los años 1930 hasta 1945 lo presidió C.J. Welch, de “Welch, Fairchild & Company”. Francisco de Pando, Delio Núñez Mesa y Julio Lobo Olavarría se habían asociado en 1943 para adquirirlo, fungiendo respectivamente como presidente, vicepresidente y tesorero hasta 1946 en que la totalidad de la propiedad pasó a Lobo. Éste lo modernizó y elevó su capacidad de molienda hasta las 180 000 @ diarias.
Bajo la razón social de “Central Cabo Cruz SA” operó con pérdidas entre 1952 y 1956 por $552 000 y en 1958 por $58 000. En ese último año se vio obligado a paralizar sus maquinarias por el estado de guerra en que se encontraba la zona. Tenía índices de capital y de liquidez desfavorables y un pasivo muy elevado.
Desde 1944 se le había anexado una destilería que en 1958 era la segunda más pequeña del país.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Luis Enrique Carrecedo.
El 13 de marzo de 1964 sus instalaciones resultaron dañadas por un ataque de elementos opuestos al gobierno cubano que destruyó tres almacenes de azúcar y causó dos heridos.
Fue el Cape Cruz un central muy inestable pues las frecuentes y severas sequías sufridas por la zona donde se encontraba enclavado lo obligaron a dejar de moler en varias zafras a partir de 1960. 
Durante la última reestructuración de la industria azucarera cubana llevada a cabo por el antiguo Ministerio del Azúcar en los años 2000 se decidió paralizarlo definitivamente y poco después fue demolido.
Bibliografía consultada:
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 – 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.
  • Ruinas del CAI Luis Enrique Carracedo.


Deja un comentario

Central Santa Ana – Centrales de Cuba


El central Santa Ana en 1913
El central Santa Ana, ubicado en San Luis, provincia de Oriente, era, en 1958, número 98 del país por su capacidad de producción ascendente a 200 000 @ de caña diarias, un rendimiento industrial por encima de la media del país, 3 765 trabajadores empleados en zafra y 817 caballerías de tierras propias.
Se fundó en el año 1854 por el francés Simón O´Callaghan y en 1869 pasó a Emilio G. Schmit y Leoncio Surcos hasta 1878 en que se liquidó “E. Schmit y Cía”. En 1889 era propiedad de “Auzá y Escoriaza (1)” quienes lo conservaron hasta 1917.
Así en 1900 era copropiedad de Dolores Castañeda viuda de Auzá y de Nicolás Escoriaza, pasando a la primera de 1912 a 1916 en unión de Santa Escoriaza, en 1916 a los “Sucesores de Auzá y Escoriaza, en 1917 a Federico Almeida y, tras el crack bancario a “Cuban Dominican Sugar Development”, propiedad del grupo financiero norteamericano Howell que adquiriría varios centrales en Santo Domingo y Cuba.

Según el “Portafolio Azucarero” publicado en 1914, en ese entonces el ingenio Santa Ana, contaba con 160 caballerías: 21 sembradas de caña por la administración, 71 cultivadas por colonos de la finca, 50 de montes y 18 destinadas a potreros. En total entre las cañas propias y las de los colonos el central molía en 1914 un total de 172 caballerías de caña de la variedad cristalina, en cuyo cultivo no se empleaban – como era habitual en la época – ni fertilizantes ni regadío.
Para el transporte hacia el central se utilizaba una locomotora y 1 km y 1/2 de de ferrocarril de vía ancha que poseía la empresa. El Santa Ana utilizaba para el transporte de sus cañas las fragatas de la “Compañía del Ferrocarril de Cuba” (2).
Su maquinaria se componía en ese año 1914 de una grúa y una desmenuzadora, seguidas de un juego de dos trapiches, quince defecadoras de 1 000 galones, dos evaporadores de triple efecto con 10 000 pies de superficie calórica, tres tachos de punto con 325 sacos de cabida, doce cristalizadores abiertos, diez centrífugas sistema Weston y una batería de calderas con 1 800 caballos, compuesta de ocho multitubulares en cuatro hornos.
En la zafra de 1913 el ingenio Santa Ana molió 10 863 771 @ de caña (62 000 @ como promedio por caballería) y fabricó 79 848 sacos de azúcar de guarapo y 634 de azúcar de miel, para un total de 80 482 sacos de 325 libras. Al año siguiente molió 8 840 630 @ de caña (rendimiento de 62 600 @ por caballería) y produjo 65 621 sacos de azúcar de 325 libras.
En 1932 la “Cuban Dominican Sugar Development” adoptaría la razón social de “Compañía Central Altagracia SA” que, en 1958, controlaba, además del Santa Ana, los centrales Alto Cedro y Palma y la “Miranda Sugar States”, propietaria del central Miranda.
El 13 de octubre de 1960 el central Santa Ana fue nacionalizado por el Gobierno de Cuba que lo renombró como Chile.
En 1983 se convierte en el CAI (Complejo Agroindustrial) Chile, como resultado de la fusión de la empresa azucarera y la empresa cañera y adquiere personalidad jurídica propia. Ese mismo año el central comienza a producir azúcar blanco directo, misión que mantiene hasta 1993 en que por problemas tecnológicos y de eficiencia económica regresa a la producción de azúcar crudo estándar.
Como parte de la reestructuración de la industria azucarera cubana llevada a cabo en las últimas dos décadas el las autoridades cubanas decidieron paralizar el central y tiempo después fue demolido.
Notas:
(1) Otras fuentes escriben el nombre como Escoriaga.
(2) Con el paso de los años el central llegó a poseer cinco Locomotoras de vapor, 139 carros de acero, 9 carros para diferentes usos, 29 Km. de líneas de ferrocarril de vía ancha para transportación de la caña en vía interna que comunicaba con el ferrocarril nacional; además de varios camiones que se utilizaban para el transporte de la caña hacia el ingenio.
Bibliografía consultada:
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 – 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


Deja un comentario

Central Palma – Centrales de Cuba


El central Dos Ríos (antiguo central Palma)
El Central Palma, ubicado en Palma Soriano, Oriente, era el número 35 del país por su capacidad de producción ascendente a 400 000 @, el quinto rendimiento industrial más alto de Cuba, 657 trabajadores y 1 111 caballerías de tierras propias.
Se fundó en el año 1916. Perteneció al Mayor General del Ejército Libertador y Presidente de la República, Mario García Menocal en sociedad con Federico Sariol y los hermanos Fiol Rodríguez hasta 1919 en que él primero les compró su parte a los otros socios. Posteriormente, en 1920, en pleno auge azucarero, Menocal vendería el central a la “West Indies Sugar Finance Corporation”.
Luego pasaría al control del “The National City Bank” y finalmente de la “Cuban Dominican Sugar Development Syndicate” propiedad del grupo financiero Rockefeller – Stillman.
En 1958 el central era operado por la “Compañía Central Altagracia SA” heredera de la “Cuban Dominican” que controlaba, además, los centrales Alto Cedro y Santa Ana y la “Miranda Sugar States”, propietaria del central Miranda.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana el Palma fue nacionalizado y renombrado como central Dos Ríos.
Bibliografía consultada:
Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Central Alto Cedro – Centrales de Cuba


Central Loynaz Hecheverría (antiguo central Alto Cedro)
El central Alto Cedro, ubicado en Marcané, Oriente, era el número 67 del país por su capacidad de producción que ascendía a 260 000 @ de caña diarias, con un rendimiento en la media del país, 3 550 trabajadores empleados en zafra y 634 caballerías de tierras propias. Entre los años 1915 y 1926 se llamó central Marcané.
Se fundó en el año 1915 por Andrés Duany, pero pronto pasó al control de la “Cuban Dominican Sugar Development Syndicate” por los adeudos de este con la dicha compañía.

Según la Comisión Técnica Azucarera, en 1951 sus costos eran de $16.00 por cada saco de 325 libras, por debajo de la media nacional de $17.87 y sus activos totales se valoraban en $4 611 487.
En 1958 se el Alto Cedro se encontraba controlado por la “Compañía Central Alta Gracia SA”, heredera de la “Cuban Dominican Sugar” que operaba también los centrales Palma y Santa Ana. La “Compañía Central Alta Gracia SA” era uno de los cuatro consorcios azucareros bajo el control del grupo financiero Rockefeller – Stillman.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana el central fue nacionalizado y se le renombró como central Loynaz Hecheverría.
Bibliografía consultada:
Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.