Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Central Batalla de las Guásimas – Centrales de Cuba


El Batalla de Las Guásimas es uno de los pocos centrales azucareros construidos en Cuba después del triunfo de la Revolución de 1959. Se encuentra en el municipio de Vertientes, provincia de Camagüey.

Se construyó para dar cumplimiento a uno de las líneas del Plan Quinquenal 1976 – 1980 que planteaba la construcción de nuevos centrales azucareros para aumentar la producción azucarera en la década de 1980. El Batalla de las Guásimas sería el primer central construido en Camagüey desde el año 1927.

Junto al ingenio se construyó un pueblo de 400 viviendas para garantizar la cercanía de la fuerza de trabajo, una represa para garantizar el agua necesaria para el proceso industrial, así cono instalaciones de servicios, educacionales y de salud. Se construyó, además, una carretera de 22 km de extensión para enlazar el central con la cabecera municipal, Vertientes. Sigue leyendo

Anuncios


1 comentario

Central Baraguá – Centrales de Cuba


Central EcuadorEl central Braguá, situado en el municipio de Ciego de Ávila, antigua provincia de Camagüey, era un gran central (el 15to más grande del país por su capacidad de molienda ascendente a 650 000 @ de caña diarias), pero con un rendimiento industrial bajo de 12.46. Empleaba a 935 trabajadores en zafra y poseía la 6ta mayor refineria del país con una capacidad de 7 000 quintales diarios.

En el ingenio existía un laboratorio de entomología para la crianza de la mosca Lyxophaga, 1 600 cabezas de ganado y 1423 caballerías de tierras propias. Sigue leyendo


Deja un comentario

Central Violeta – Centrales de Cuba


El central Violeta en 1921
El central Violeta, situado en Morón, Camagüey, era, en 1958, el más importante entre los centrales de capital nacional, pues su capacidad de molienda, que ascendía a 675 000 @ de caña diarias lo convertía en el 9no más grande de Cuba. Tenía, además, un alto rendimiento industrial, era un gran empleador en zafra (daba trabajo a 7 115 cubanos), tenía anexa la 5ta destilería más importante del país y controlaba 1 693 caballerías de tierras propias. Era uno de lo siete centrales propiedad de la “Sucesión de Falla Gutiérrez”, el 2do más importante grupo entre los hacendados cubanos y el tercero del país en cuanto a su capacidad de producción.
Se fundó, con igual nombre, en Las Villas, habiéndose trasladado su estructura para Morón, Camagüey, tras la zafra de 1917. En ese entonces era propiedad principal de Tirso Mesa, en sociedad con Miguel Arango y el coronel del Ejército Libertador cubano, Orestes Ferrara.

Mesa, quien le puso el nombre en honor a su hija, era un antiguo latifundista y hacendado, muy rico, que había sido propietario en el siglo XIX, entre otros, del ingenio La Vega, en Matanzas y presidente de la “Compañía del Ferrocarril de Matanzas”. Durante la Guerra del 95 se había residenciado en París, donde donó 20 000 francos a la causa de la independencia de Cuba.
Su primera zafra la camagüeyana la realizó en 1919. Posteriormente pasó a la propiedad de “Eastern Sugar Corporation” y de 1920 a 1930 a “Cuban Cane Sugar Corporation Sugar Products”. Tras la quiebra de esta se adjudicó su administración a E.G. Miller por mandato judicial de 1932 a 1934, hasta que, el 27 de octubre de 1936 fue adquirido en subasta por $3 000 000 por “Central Violeta Sugar Company SA”.
A mediados de los años 50 la Sucesión de Falla Gutiérrez había comenzado a adquirir intereses en él hasta que, en enero de 1958, compró su propiedad total. Poco antes, en 1957, Miguel Falla, miembro de la Sucesión había sido designado su vicepresidente primero y administrador general.
Sus utilidades llegaron a un nivel máximo en 1947 con $2 000 000, descendiendo progresivamente hasta $399 000 en 1951; pero, en 1957 volvieron a elevarse a $1 000 000.
En 1937 se le construyó una destilería con parte de los equipos del desmantelado central Velzasco que “Central Violeta Sugar Company” había comprado en 1936. Esta destilería podía producir hasta 15 850 galones diarios de capacidad, pero en 1958 se encontraba inactiva. El central contaba, además, con su su propio aeropuerto.
Tras la Revolución Cubana de 1959 el central Violeta fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Primero de Enero.
El central Primero de Enero en la actualidad
Bajo la administración del Estado cubano se le construyeron al central una planta de levadura torula con tecnología francesa y capacidad de 40 toneladas diarias; una fábrica de tableros de bagazo con tecnología alemana y capacidad de 40 000 m3  por año. Sin embargo, ambas industrias sufrieron serias dificultades tras la crisis económica que golpeó el país en la década del 90, quedando paralizadas en múltiples ocasiones.
El central Primero de Enero fue uno de los que sobrevivió a la llamada Tarea Álvaro Reynoso y, a pesar de haberse perdido algunas zafras, continúa moliendo en la actualidad y es uno de los ingenios más importantes del país.
Bibliografía consultada:
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Página oficial de AZCUBA.


Deja un comentario

Central Siboney – Centrales de Cuba


Central Siboney, uno de los más eficientes de Cuba
El central Siboney, situado en Marchena, Sibanicú, Camagüey, era un central pequeño (el 124 del país por su capacidad de producción, ascendente a 180 000 @ diarias de caña), pero con un rendimiento industrial alto y 130 caballerías de tierras propias. Era uno de los últimos 15 que se habían construido durante la República y daba empleo a 1 200 trabajadores en zafra.
Se fundó en 1924 por los ciudadanos holandeses, oriundos de Curazao, Moisés Marchena y David Maduro, quien se encontraba casado con Clara Marchena Marchena, hija del primero. Junto con el central Najasa, también fundado por ellos en 1920, se encontraba bajo la razón social de “Compañía Azucarera Najasa” que en 1951 vendieron a Gregorio Escagedo Salmón, Gregorio Escagedo García y Felipe Cacicedo Gutiérrez, adoptando la razón social de “Central Najasa – Siboney”.

Con posterioridad el Siboney sería vendido a la familia Diego de Camagüey que fueron sus últimos propietarios hasta la nacionalización del ingenio. En 1958 estaba presidido por Servando Diego González; Antonio Diego Intriago era el vice; y Gabino y Servando Diego Diego eran, respectivamente, tesorero y vicetesorero.
El Siboney sembraba la variedad POJ – 2878, aunque esta estaba siendo sustituida por Media Luna y Pepe Cuca. Los trabajos de preparación de la tierra se habían mecanizado por completo y la administración ensayaba con regadío. La manipulación de la caña se había mecanizado también desde el campo hasta el basculador.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana el central Siboney fue nacionalizado por el nuevo gobierno de la Isla que, al contrario de lo ocurrido con casi todos los ingenios cubanos, le mantuvo el mismo nombre.
Bajo administración estatal fue uno de los centrales en los que no se realizaron inversiones para aumentar su capacidad de molienda, que se ha mantenido en 180 000 @ diarias hasta la actualidad. Esto lo convierte en la industria azucarera de menor capacidad de procesamiento entre los centrales camagüeyanos que sobrevivieron a la reestructuración de la industria azucarera cubana conocida como Tarea Álvaro Reynoso.
Bibliografía consultada:
  • AZCUBA. Camagüey.
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Central Santa Marta – Centrales de Cuba


El central Santa Marta, situado en Santa Marta, Santa Cruz del Sur, Camagüey, era, en 1958, el No. 32 de Cuba por su capacidad de producción que ascendía a 400 000 @ de caña diarias. Tenía un rendimiento mediano, daba empleo a 2 550 trabajadores en zafra y poseía 10 caballerías de tierras propias. Fue el último central que se construyó durante la República, pero no era el más moderno.
Era propiedad de los herederos del expresidente de la República y Mayor General del Ejército Libertador cubano Mario García Menocal quien lo había fundado con maquinarias del demolido central San Lino de Las Villas. Su hijo, Mario García Menocal, era el presidente y el Dr. Eugenio Sardiña Segrera – casado con su hija Georgina – era vicepresidente y secretario. Mario García Menocal Almagro, hijo del presidente del central era el administrador.
El presidente Menocal fue un destacado hacendado, propietario de cuatro centrales: el Palma, el Pilar, el Macareño y el Santa Marta, que al final fue el único que conservaría.
Fue la esposa del presidente quien bautizó al central como Santa Marta. Al principio la industria presentó dificultades técnicas y no hizo zafra hasta el año 1928. El entonces presidente de la República, Gerardo Machado, le regalaría la planta eléctrica que poseía en Santa Clara y que daba servicio a esa ciudad. Esta planta sería instalada en el central en 1929.
Se abastecía de 1 149 caballerías arrendadas y 260 del ingenio. Sembaraba el 70 % de sus cañas de la variedad POJ-2878 y el resto de Pepe Cuca. Desde 1948 había ido eliminando paulatinamente el tiro de caña por carretas. Gozaba de amplia solvencia y en 1958 aumentó su capital y obtuvo ganancias por $124 000.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Candido González. 
Bibliografía consultada:
Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


2 comentarios

Central Senado – Centrales de Cuba


El central Senado en 1913
El central Senado, situado en Nuevitas, Camagüey era en 1958 uno de los más grandes de Cuba: el No. 24 por su capacidad de producción que ascendía a 450 000 @ de caña diarias. Era una gran industria que daba trabajo a 4 100 trabajadores en zafra, tenía anexa una destilería, contaba con su propio aeropuerto y poseía 2 691 caballerías de tierra. Era el central más importante entre los fundados por la sacarocracia del siglo XIX que permanecía en manos de sus descendientes.
Se fundó el central en 1883 por Bernabé Sánchez Adán, un comerciante de víveres y banquero de Nuevitas, propietario de Bernabé Sánchez e Hijos y padre de los últimos propietarios del ingenio antes de su expropiación.

Sigue leyendo


2 comentarios

Central Jaronú – Centrales de Cuba


El gigantesco central Jaronú en la década de 1930

El central Jaronú, de Esmeralda, Camagüey, era el mayor central azucarero de Cuba por su capacidad de molienda ascendente a 1 100 000 @ de caña diarias, pero con un rendimiento industrial por debajo de la media nacional. Controlaba grandes extensiones de tierra (1 623 caballerías) y empleaba  más de 9 000 trabajadores en zafra. Contaba con su propio aeropuerto.

Se fundó en el año 1921 y fue uno de los últimos centrales que se construyó en Cuba durante la República y no sólo era el mayor de Cuba, sino del mundo. Se le bautizó con el nombre de Jaronú por el nombre aborigen del sitio donde se construyó. Su casa de ingenio fue construida de acero, con tres pisos y los pasos de fabricación de un departamento a otro se producían por gravedad.

Junto al central se edificó el batey, uno de los más confortables y de mejor trazado urbano de Cuba. El poblado de 600 metros de largo por 300 de ancho se distribuyó en dieciocho cuadrículas de 100 metros por cada uno de sus lados. En 2009 fue declarado Monumento Nacional.

El central Brasil en la actualidad

Fue el tercero de los centrales cubanos en sobrepasar el millón de sacos de azúcar en una zafra (durante la zafra gigante de 1952).

Según la Comisión Técnica Azucarera en 1951 sus costos eran de 14.90 por cada saco de azúcar de 325 libras – el segundo más bajo del país – y sus activos totales estaban valorados en $16 604 516.

En 1958 estaba operado por “Central Cunagua SA”, filial de la “American Sugar Refining Company”, la mayor refinadora de azúcar de caña en Estados Unidos que poseía también en Cuba el central Cunagua.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el Gobierno de Cuba que lo renombró como central Brasil.
Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana de los años 2000 la autoridades del desaparecido Ministerio del Azúcar decidieron paralizar el central por no considerarlo rentable. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los ingenios cubanos que fueron demolidos el Brasil sobrevivió a la hecatombre de la industria azucarera cubana y en 2014 volvió a moler tras realizarse una gran inversión en él.
* Bibliografía consultada:

  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • EcuRed. Central Jaronú.


Deja un comentario

Central Cunagua – Centrales de Cuba


Central Cunagua en 1918
El central Cunagua, situado en Cunagua, Camagüey, era el sexto más grande de Cuba por su capacidad de molienda ascendente a 600 000 @ de caña diarias y el tercer mayor propietario de tierras, pues controlaba 4 815 caballerías. Contaba, además, con su propio aeropuerto.
Bautizado como Cunagua por los manantiales existentes en el lugar se fundó en el año 1917 por Miguel de Mendoza Pedroso y su hijo Antonio, pero antes de su puesta en marcha fue adquirido por la “American Sugar Refining” aunque sus fundadores siguieron operándolo. 
El batey del central construido entre 1915 y 1917 destaca como uno de los más confortables y de mayor valor arquitectónico de los existentes en Cuba. Se destaca por su trazado regular formado por cuadrículas con un amplio parque central, calles arboladas, jardines y ubicación jerarquizada de las viviendas. Las casas son de madera machimbrada, techo a dos aguas de tablazón y viguetas, cubiertas de tejas francesas y carpintería de puertas y ventanas de persianas fijas. Sobresale dentro del conjunto la majestuosa casa del dueño.

Batey del central Cunagua (estado actual)
Por sus valores patrimoniales el batey fue declarado Monumento Nacional el 7 de agosto del año 2000.
En 1958 estaba operado por “Central Cunagua SA”, filial de la “American Sugar Refining Company”, la mayor refinadora de azúcar de caña en Estados Unidos que poseía también en Cuba el gigantesco central Jaronú.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el Gobierno de la Isla que lo renombró como central Bolivia.
Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana llevada a cabo por el antiguo MINAZ el central fue primero paralizado y posteriormente demolido.
Bibliografía consultada:
  • Batey Cunagua en EcuRed.
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


1 comentario

Central Vertientes – Centrales de Cuba


Central Vertientes
El central Vertientes, situado en el municipio del mismo nombre en Camagüey, era uno de los más grandes de Cuba (el 8vo por su capacidad de producción que ascendía a 775 000 @ de caña diarias), uno de los rendimientos industriales más altos del país y el segundo ingenio de la Isla que más trabajadores empleaba en zafra, 10 800. Era uno de los 30 centrales del país que criaban razas selectas de ganado.
Se fundó en 1921 por capitales cubanos que lo perdieron durante el crack de ese año. Pasó entonces a ser propiedad de la “Compañía Azucarera Vertientes – Camagüey de Cuba“, controlada por el grupo financiero de los Rockefeller – Stillma que se apoderaron de un grupo de centrales cubanos al no poder saldar los propietarios sus deudas con “The National City Bank of New York”.

Era uno de los centrales más rentables de Cuba pues, según la Comisión Técnica Azucarera de 1951, sus costos de producción eran apenas de $15.10 por cada saco de 325 libras, muy por debajo de la media nacional de $17.87. Sus activos totales se tasaban ese año en $ 5 935 002.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana fue nacionalizado por el Gobierno de Cuba que lo renombró como central Panamá.
Central Panamá (Antiguo central Vertientes)
A pesar de su ya gran capacidad de molienda entre  1965 y 1970 el central fue objeto de un proceso inversionista que lo amplió y modernizó. Esto permitió que durante la Zafra de los Diez Millones el central Panamá alcanzara una de las mayores zafras después de 1959 con 157 441 TM de azúcar.
Durante la reestructuración de la industria azucarera de los años 2000 el central fue paralizado y puesto en “conservación”. Realizó su última zafra en 2007 y 2008 y después entró en un largo receso de ocho años hasta que en 2016 se anunció que volvería a moler tras recibir una inversión de cerca de 40 000 000 de pesos.
Bibliografía consultada:
* EcuRed. Enciclopedia Colaborativa Cubana.
* Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
* Periódico Adelante. Digital.


Deja un comentario

Central Estrella – Centrales de Cuba


Central Estrella
El central Estrella, ubicado en Céspedes, Camagüey era el número 28 del país por su capacidad de producción ascendente a 400 000 @ de caña diarias, uno de los rendimientos industriales más altos de la nación y un gran empleador en tiempo de zafra con casi 6 000 trabajadores.
Se fundó en el año 1919. Había sido uno de los seis centrales junto con el Caridad, Fidencia, Ramona, San Pedro y Pilar, propiedad del rico comerciante – hacendado del siglo XIX, Domingo León, quien quebrara durante el crack de 1921. Después de esa fecha pasó a ser controlado por la “Compañía Fomento Ingenio Azucarera”, administrado por Antonio Perera.
Según la Comisión Técnica Azucarera en 1951 sus costos eran de $16.91 por cada saco de azúcar de 325 libras, por debajo de la media nacional de $17.87 y sus activos totales estaban valorados en $5 935 002.
En 1958 era propiedad, junto con los centrales Vertientes y Agramonte, de la estadounidense “Compañía Azucarera Vertientes – Camagüey de Cuba“, controlada por el grupo financiero Rockefeller – Stillman que se había apoderado de los tres ingenios al quebrar sus dueños durante el crack de 1921.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central Estrella fue nacionalizado por el nuevo gobierno de la Isla que lo renombró como central República Dominicana.
El central molió hasta la reestructuración de la industria azucarera cubana de los años 2000 en que se decidió paralizarlo para potenciar el vecino central Carlos Manuel de Céspedes. Detuvo sus máquinas definitivamente en el año 2002 y poco después fue demolido.
Bibliografía consultada:
* Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.