Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Central María Victoria – Centrales de Cuba


El central María Victoria en el término municipal de Aguada de Pasajeros, provincia de Santa Clara era un ingenio pequeño con una capacidad de molienda de unas 80 000 @ diarias. Fue fundado por el español Sebastián de Ulacia y en 1914 era propiedad del también español Miguel Díaz.

En 1914 tenía unas 178 caballerías sembradas de caña de las variedades cristalina y colorada, de las cuales moilió cerca de la mitad. Contrario a la costumbre de la época, la administración del ingenio abonaba sus campos y utilizaba regadío. Sigue leyendo

Anuncios


2 comentarios

Central Natividad – Centrales de Cuba


El central Natividad en 1914

El central Natividad en 1914

El central Natividad, situado en Sancti Spíritus, Las Villas, era uno de los ingenios azucareros más pequeños de Cuba (el 136), con una pequeña capacidad de molienda de 170 000 @ diarias y un rendimiento industrial bajo de 12.25. Poseía doce caballerías de tierras propias y daba empleo a 1 600 trabajadores en zafra.

No se conoce el año de su fundación, pero era un ingenio muy antiguo, que ya existía en la primera mitad del siglo XIX. En 1860 pertenecía a Modesto del Valle, cuya familia, emparentada con los Iznaga de Trinidad, lo conservó hasta su nacionalización por el gobierno cubano. En 1872 pasó a la propeidad de Natividad Iznaga de Acosta, en 1883 a Fernando del Valle, en 1889 a Francisco María del Valle Iznaga y en 1895 a Franciso del Valle Iznaga, quien lo conservó hasta 1914 en que pasó a sus herederos. Sigue leyendo


Deja un comentario

Central Batalla de las Guásimas – Centrales de Cuba


El Batalla de Las Guásimas es uno de los pocos centrales azucareros construidos en Cuba después del triunfo de la Revolución de 1959. Se encuentra en el municipio de Vertientes, provincia de Camagüey.

Se construyó para dar cumplimiento a uno de las líneas del Plan Quinquenal 1976 – 1980 que planteaba la construcción de nuevos centrales azucareros para aumentar la producción azucarera en la década de 1980. El Batalla de las Guásimas sería el primer central construido en Camagüey desde el año 1927.

Junto al ingenio se construyó un pueblo de 400 viviendas para garantizar la cercanía de la fuerza de trabajo, una represa para garantizar el agua necesaria para el proceso industrial, así cono instalaciones de servicios, educacionales y de salud. Se construyó, además, una carretera de 22 km de extensión para enlazar el central con la cabecera municipal, Vertientes. Sigue leyendo


1 comentario

Central Baraguá – Centrales de Cuba


Central EcuadorEl central Braguá, situado en el municipio de Ciego de Ávila, antigua provincia de Camagüey, era un gran central (el 15to más grande del país por su capacidad de molienda ascendente a 650 000 @ de caña diarias), pero con un rendimiento industrial bajo de 12.46. Empleaba a 935 trabajadores en zafra y poseía la 6ta mayor refineria del país con una capacidad de 7 000 quintales diarios.

En el ingenio existía un laboratorio de entomología para la crianza de la mosca Lyxophaga, 1 600 cabezas de ganado y 1423 caballerías de tierras propias. Sigue leyendo


Deja un comentario

Central Unión – Centrales de Cuba


Central Unión en 1913
El central Unión, situado en San Luis, Oriente, era un central pequeño (el 131 del país por su capacidad de molienda de 170 000 @ diarias de caña). Tenía un rendimiento industrial mediano, empleaba a 1 700 trabajadores en zafra y poseía, apenas, cinco caballerías de tierras propias.
Existen contradicciones sobre el año de su fundación, que algunos ubican en 1886 por el ciudadano francés Santiago Rosseau y otros en 1860 por Manuel y Santiago Castillo.
Entre 1889 y 1945 perteneció a la familia Rosseau de Santiago de Cuba en sociedad con otros propietarios. En 1911 José Rosseau Verdereau adquirió la parte de sus socios y se convirtió en propietario único. Sin embargo, algunos dan como su dueño a Heliodoro Gil y otros dicen que perteneció, junto al central Limones, a José Lezama, uno de los principales hacendados de principios del siglo XX hasta su quiebra durante el crack bancario de 1921.

Central Unión en 1914
Era uno de los pocos ingenios cubanos que en 1913 sembraba la variedad de caña ceniza y, como era común en la época, no empleaba ni fertilizantes ni regadío para su cultivo. Para su transporte se se servía de una red de tres km. de ferrocarril de vía ancha, 20 fragatas y una locomotora.
Su maquinaria constaba entonces de una descargadora, seguida por un juego de dos trapiches fabricados por Cail, 17 defecadoras de 1 000 galones, un evaporador de triple efecto con 10 000 pies de superficie calórica, tres tachos de punto con 360 sacos de cabida, once cristalizadores abiertos, doce centrífugas sistema Hepworth y una batería de calderas con 1 250 caballos de fuerza, compuesta de 10 multitubulares en cuatro hornos sistema Fisher.
Estuvo inactivo por 11 años hasta 1945 en que fue comprado por Julio Lobo en sociedad con Germán López, su director general y administrador quien en 1953 adquirió la totalidad de la propiedad. Tras su compra y reapertura fue reconstruido, amplaido y mejorado con nuevos equipos e instalaciones con lo que mejoró su rendimiento agrícola e industrial.
En 1958 era propiedad de Germán López Sánchez. Operaba bajo la razón social de Central Unión SA y estaba presidido por Obdulia Cabrera López; Carmen López Orúe, hija del propietario era la vicepresidenta.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Rafael Reyes.
Se mantuvo moliendo hasta los años 2000 en que durante la reestructuración de la industria azucarera cubana, conocida como Tarea Álvaro Reynoso, el antiguo Ministerio del Azúcar decidió paralizar sus maquinarias. Poco después fue demolido. En una de sus naves se instaló una fábrica de fideos.


Deja un comentario

Central Siboney – Centrales de Cuba


Central Siboney, uno de los más eficientes de Cuba
El central Siboney, situado en Marchena, Sibanicú, Camagüey, era un central pequeño (el 124 del país por su capacidad de producción, ascendente a 180 000 @ diarias de caña), pero con un rendimiento industrial alto y 130 caballerías de tierras propias. Era uno de los últimos 15 que se habían construido durante la República y daba empleo a 1 200 trabajadores en zafra.
Se fundó en 1924 por los ciudadanos holandeses, oriundos de Curazao, Moisés Marchena y David Maduro, quien se encontraba casado con Clara Marchena Marchena, hija del primero. Junto con el central Najasa, también fundado por ellos en 1920, se encontraba bajo la razón social de “Compañía Azucarera Najasa” que en 1951 vendieron a Gregorio Escagedo Salmón, Gregorio Escagedo García y Felipe Cacicedo Gutiérrez, adoptando la razón social de “Central Najasa – Siboney”.

Con posterioridad el Siboney sería vendido a la familia Diego de Camagüey que fueron sus últimos propietarios hasta la nacionalización del ingenio. En 1958 estaba presidido por Servando Diego González; Antonio Diego Intriago era el vice; y Gabino y Servando Diego Diego eran, respectivamente, tesorero y vicetesorero.
El Siboney sembraba la variedad POJ – 2878, aunque esta estaba siendo sustituida por Media Luna y Pepe Cuca. Los trabajos de preparación de la tierra se habían mecanizado por completo y la administración ensayaba con regadío. La manipulación de la caña se había mecanizado también desde el campo hasta el basculador.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana el central Siboney fue nacionalizado por el nuevo gobierno de la Isla que, al contrario de lo ocurrido con casi todos los ingenios cubanos, le mantuvo el mismo nombre.
Bajo administración estatal fue uno de los centrales en los que no se realizaron inversiones para aumentar su capacidad de molienda, que se ha mantenido en 180 000 @ diarias hasta la actualidad. Esto lo convierte en la industria azucarera de menor capacidad de procesamiento entre los centrales camagüeyanos que sobrevivieron a la reestructuración de la industria azucarera cubana conocida como Tarea Álvaro Reynoso.
Bibliografía consultada:
  • AZCUBA. Camagüey.
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Central Santa Marta – Centrales de Cuba


El central Santa Marta, situado en Santa Marta, Santa Cruz del Sur, Camagüey, era, en 1958, el No. 32 de Cuba por su capacidad de producción que ascendía a 400 000 @ de caña diarias. Tenía un rendimiento mediano, daba empleo a 2 550 trabajadores en zafra y poseía 10 caballerías de tierras propias. Fue el último central que se construyó durante la República, pero no era el más moderno.
Era propiedad de los herederos del expresidente de la República y Mayor General del Ejército Libertador cubano Mario García Menocal quien lo había fundado con maquinarias del demolido central San Lino de Las Villas. Su hijo, Mario García Menocal, era el presidente y el Dr. Eugenio Sardiña Segrera – casado con su hija Georgina – era vicepresidente y secretario. Mario García Menocal Almagro, hijo del presidente del central era el administrador.
El presidente Menocal fue un destacado hacendado, propietario de cuatro centrales: el Palma, el Pilar, el Macareño y el Santa Marta, que al final fue el único que conservaría.
Fue la esposa del presidente quien bautizó al central como Santa Marta. Al principio la industria presentó dificultades técnicas y no hizo zafra hasta el año 1928. El entonces presidente de la República, Gerardo Machado, le regalaría la planta eléctrica que poseía en Santa Clara y que daba servicio a esa ciudad. Esta planta sería instalada en el central en 1929.
Se abastecía de 1 149 caballerías arrendadas y 260 del ingenio. Sembaraba el 70 % de sus cañas de la variedad POJ-2878 y el resto de Pepe Cuca. Desde 1948 había ido eliminando paulatinamente el tiro de caña por carretas. Gozaba de amplia solvencia y en 1958 aumentó su capital y obtuvo ganancias por $124 000.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Candido González. 
Bibliografía consultada:
Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.


Deja un comentario

Central Tinguaro – Centrales de Cuba


Central Tinguaro en 1913
El central Tinguaro, situado en Perico, Matanzas, era el No. 31 de Cuba por su capacidad de producción que ascendía a 450 000 @ de caña diarias. Su rendimiento industrial se encontraba en la media del país; daba empleo a 2 400 trabajadores en zafra y poseía 558 caballerías de tierra.
Era uno de los 14 ingenios cubanos propiedad de Julio Lobo Olavarría. Estaba presidido por José García Linares, Lobo era el vice, Eladio Ramírez el secretario y Hermenegildo Torres Trujillo el tesorero.
Había sido fundado en 1840 por Francisco Diago, uno de los cinco hermanos varones de la familia Diago que establecieron ingenios en la zona de Colón. El central fue heredado por la hija del fundador, Maria Luisa Diago, quien en 1877 lo vendió al alemán Carlos Rossum, quien había trabajado como maquinista y luego como administrador del central. Al terminar la Guerra del 95, Rossum lo vendió a un intermediario, que a su vez lo traspasó a la “Cuban American Sugar Company”.

Batey del central Tinguaro en 1913
El norteamericano Robert Bradley Hawley, corredor de bolsa y propietario de un central azucarero en Luisiana, lo compró en 1899, junto al demolido Nueva Luisa, con los que fundaría en 1906, tras agregarle otros ingenios, The Cuban American Sugar Mills Company.
En 1913 el central sembraba la variedad de caña cristalina, empleando fertilizantes para su cultivo, lo que no era, para nada, usual en su época. Para su transporte se servía de una red de 43 km de ferrocarril de vía ancha, 122 fragatas y tres locomotoras.
Su maquinaria se componía por ese entonces de un trasbordador y una desmenuzadora, seguidos de un juego de cuatro trapiches. Contaba con defecación continua Deming, un evaporador de cuádruple efecto de 20 000 pies de superficie calórica, cinco tachos de punto, 18 cristalizadores cerrados, 20 centrífugas Watson y una batería de calderas con 3 600 caballos, compuesta de ocho multitubulares y tres Climax en 11 hornos.
Tras sufrir un incendio en 1943, el Gobierno instó a la compañía a repararlo y reconstruirlo para su puesta en marcha. Al negarse la empresa propietaria fue intervenido y puesto en marcha por las autoridades cubanas. El propio presidente de la República, Fulgencio Batista, acompañado de sus ministros, visitaría el central para inaugurar la siguiente zafra bajo control estatal.
Poco después el Gobierno de Cuba obligó a sus propietarios a venderlo, ocasión en que fue adquirido por Julio Lobo y sus asociados, quienes reembolsaron al Estado cubano un cuarto de millón de pesos por las reparaciones que habían realizado en el ingenio.
Desde el momento en que adquirió el central Tinguaro, Julio Lobo sintió especial predilección por él. Comenzó por modernizarlo por completo y lo convirtió en su sitió de descanso preferido, donde organizaba lujosas recepciones para los empresarios, políticos y artistas de Hollywood que a menudo lo visitaban.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central Tinguaro fue expropiado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Sergio González. El ingenio no sobrevivió la reestructuración de la industria azucarera cubana de la década del 2000, conocida como Tarea Álvaro Reynoso, y, tras paralizar su maquinaria fue demolido.
Bibliografía consultada
  • Central Tinguaro en Isla Local
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 – 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


Deja un comentario

Central Soledad – Centrales de Cuba


Central Soledad en 1913
El central Soledad, situado en Jovellanos, Matanzas, era, en 1958, el No. 75 del país por su capacidad de molienda que ascendía a 260 000 @ de caña diarias. Tenía un rendimiento industrial bajo, empleaba a 2 500 trabajadores en zafra y poseía 528 caballerías de tierras propias.
Era propiedad de Estanislao del Valle Grau, quien poseía, además, el central Natividad. Este lo presidía y su hijo Antonio del Valle Goicochea era su tesorero. El central Natividad pertenecía a la familia – que estaba emparentada con los Iznaga – desde el año 1860 y el Soledad desde 1950. Del Valle Grau era también un poderoso ganadero, directivo de la Corporación Ganadera de Cuba, y gran colono, con cuotas de caña en los centrales Natividad y Stewart.
Se desconoce el año de la fundación del central Soledad, aunque algunos aseguran que se remonta a la década de 1820. A finales del siglo XIX había pertenecido a Dolores Pérez de Fernández, quien lo vendió en 1915 por $2 000 000 a la Cuban Cane Sugar Corporation.

En 1913 el Soledad sembraba la variedad de caña cristalina, empleando fertilizantes para su cultivo, lo que resultaba muy poco común en la época. Disponía para su transporte de una red de 30 kilómetros de ferrocarril de vía estrecha, 145 jaulas y tres locomotoras.
Su maquinaria se componía entonces de un basculador lateral y una desmenuzadora, seguidos de un juego de seis trapiches, seis defecadoras de 5 000 galones de cabida cada una; un evaporador de triple efecto con 16 500 pies de superficie calórica, tres tachos de punto de 314 sacos de cabida, doce cristalizadores abiertos de 110 sacos cada uno; 14 centrífugas de 40” y 6 de 30” y una batería de calderas con 2 200 caballos de fuerza, compuesta de siete multitubulares y cuatro de Nayer en seis hornos.
Tras la quiebra de la Cuban Cane fue rematado por $4 000 000 y pasó a la propiedad de la “Compañía Azucarera Atlántica del Golfo”. Junto con el Perseverancia era uno de los centrales más pequeños de la compañía y uno de los primeros que vendió cuando comenzó a deshacerse de sus centrales en la década de 1950.
Según la Comisión Técnica Azucarera de 1951, sus costos eran de $16.55 por cada saco de 325 libras, o sea, por debajo de la media de $17.87 y sus activos estaban valorados en cerca de $2 000 000 de pesos.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue expropiado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Julio Reyes Cairo. El ingenio molió hasta la reestructuración de la industria azucarera cubana de los años 2000, conocida como Tarea Álvaro Reynoso. En ese momento se decidió paralizarlo y poco después fue demolido.
Bibliografía consultada:
  • Central Soledad en Isla Local.com
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 – 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


2 comentarios

Central Senado – Centrales de Cuba


El central Senado en 1913
El central Senado, situado en Nuevitas, Camagüey era en 1958 uno de los más grandes de Cuba: el No. 24 por su capacidad de producción que ascendía a 450 000 @ de caña diarias. Era una gran industria que daba trabajo a 4 100 trabajadores en zafra, tenía anexa una destilería, contaba con su propio aeropuerto y poseía 2 691 caballerías de tierra. Era el central más importante entre los fundados por la sacarocracia del siglo XIX que permanecía en manos de sus descendientes.
Se fundó el central en 1883 por Bernabé Sánchez Adán, un comerciante de víveres y banquero de Nuevitas, propietario de Bernabé Sánchez e Hijos y padre de los últimos propietarios del ingenio antes de su expropiación.

Sigue leyendo