Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Calle San Rafael – Calles de La Habana


Calle San Rafael en la década de 1950La calle San Rafael es una de las más populosas de La Habana. Comienza en el Paseo del Prado y se extiende por más de 20 cuadras para terminar en los terrenos de la Uiversidad de La Habana.

Antes de adoptar el nombre de San Rafael se llamó calle de los Amigos, del Presidio y de Monserrate. El segundo nombre por causa de un juez correccional que vivía donde luego se construiría el Teatro Tacón y el tercero porque conducía a la puerta de Monserrate en la muralla. Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Avenida del Puerto – Calles de La Habana


La Avenida del Puerto, que antaño se conoció también como Avenida del Golfo, es una calle Habana que bordea la parte más occidental de la bahía de La Habana. En sus distintos tramos recibe varios nombres como Desamparados, San Pedro y Carlos Manuel de Céspedes (en el tramo comprendido entre la Capitanía del Puerto y el Castillo de la Punta. 
Formó parte del proyecto de obras públicas del gobierno del general Gerardo Machado y su construcción se inició el 11 de mayo de 1927. Durante las obras se le arrebataron al mar 128 000 km cuadrados de terreno y las calles que desembocaban en la nueva vía fueron rectificadas y ensanchadas.

En la actualidad la Avenida del Puerto es uno de los principales ejes turísticos del Centro Histórico de La Habana y, aunque aún mantiene una importante actividad industrial asociada al puerto, se ha ido rápidamente convirtiendo en una vía comercial y de servicios. 


Deja un comentario >


Antiguo Muelle de Luz, donde nace la calle del mismo nombre
La calle Luz se encuentra ubicada en el centro histórico de La Habana y corre de norte a sur, desde la Avenida del Puerto hasta la calle Egido.
Su nombre es un homenaje a José Cipriano de la Luz, quien fuera Regidor y Correo Mayor de Cuba. Antes de llamarse Luz se nombró del Correo, del Molino y del Molinillo.
En una casa de la calle marcada con el No 22 nació el ilustre cubano José de la Luz y Caballero. En esa misma vivienda (luego señalizada con el No. 35) funcionaría luego por muchos años el hotel Luz que antes se llamara Mascotte.


Deja un comentario

Calles de La Habana – Calle Baratillo


Hotel Santa Isabel (antiguo palacio de los condes de Santovenia en la
calle Baratillo
La calle Baratillo es una de las más antiguas del centro histórico de La Habana. En un comienzo se encontraba dividida en dos tramos por el edificio que servía de Aduana y sus casas comenzaban a numerarse por el 1 a partir de la llamada de Santovenia en la misma Plaza de Armas, extendiéndose hasta la también plaza de San Francisco, donde finalizaba la calle.
Durante su larga existencia la calle de Baratillo fue conocida también como de la Aduana Vieja, por el edificio de la Aduana y de la Villalta por el marqués de ese nombre que vivía en la casa numerada con el 5

Sigue leyendo


Deja un comentario

Calles de La Habana – Calle Compostela


La calle Compostela es una de las arterias más antiguas de La Habana pues su origen se remonta al siglo XVI. Es, además, una de las más extensas del Centro Histórico de la ciudad, pues recorre la ciudad de norte a sur en casi toda la superficie longitudinal.

Fue Compostela el resultado de la fusión de dos núcleos iniciales: el primero en una colina situada a orillas del mar, donde hoy se encuentra la Loma del Ángel; y el segundo en el llamado barrio de Campeche, donde se habían asentado los indios yucatecos; que con los años se unieron en un eje único que unificó los terrenos al norte y el sur de la ciudad.

Durante los siglos XVI y XVII se conoció como calle de San Diego por una ermita consagrada a San Diego de Alcalá que existía en sus lindes; pero tras la muerte del venerable obispo Diego Evelino de Compostela y Vélez en 1704 se le comenzó a llamar Obispo Compostela y finalmente sólo Compostela.
Como todas las calles de La Habana antigua tuvo Compostela sus esquinas famosas: la de la intersección con la calle Merced fue conocida como la del Zapato, por una zapatería que existió en el lugar; la de la Jesús María por la de la Culebra, por una culebra que había pintada en el lugar; y la de Paula por la de la Sambumbiera, por venderse en esa esquina la bebida conocida como sambumbia.

A pesar de su origen marginal con el paso de los años la calle Compostela ganó en importancia. En sus márgenes se construyeron algunos edificios notables durante los siglos XVII y XVIII como la Iglesia del Espíritu Santo, la Iglesia y Hospital de San Francisco de Paula, la Iglesia y Hospital de San Isidro y la Iglesia y Convento de Belén, además del Cuartel de Infantería, el Cuartel de Artillería y la llamada Casa de Recogidas.

Mas, no sería hasta el siglo XIX que Compostela adquiriría su aspecto actual al desaparecer todas las estancias y huertas y construirse un gran número de casas de vivienda.

En su recorrido Compostela enlaza dos importantes espacios públicos, las plazuelas del Santo Ángel y de Belén, ambas muy importantes dentro del imaginario popular de la capital cubana. 


Deja un comentario

Calles de La Habana – Calle Amargura


Las primeras noticias sobre la existencia de la calle Amargura se remontan al siglo XVI. En ese entonces Amargura era un camino vecinal irregular que partía de la Plaza de San Francisco y llegaba hasta la Ermita de Nuestra Señora del Buen Viaje, que era el templo al que acudían los marinos en busca de ventura antes de hacerse a la mar.
Por varios nombres fue conocida la calle Amargura: el primero de ellos fue el de calle del Humilladero, porque allí se encontraba la Ermita del Humilladero, donde finalizaba la procesión del Vía Crucis. Debido a que durante dicha procesión la calle se cubría de Cruces también se le conoció como calle de las Cruces o de la Cruz Verde – por la que aún se conserva en la intersección de Mercaderes – y del Calvario o de las Cruces del Calvario. También se le conoció durante un tiempo con el nombre de Calle de San Agustín por el convento de igual nombre ubicado en la esquina de la calle Cuba, que luego sería la Iglesia de San Francisco.
Sin embargo el nombre que, finalmente, se impondría sería el de Amargura, también de significado religioso, pues alude al Vía Crucis de la ciudad de Jerusalén el cual se conocía como, de la Amargura.

Sigue leyendo


Deja un comentario >


Calle Aguiar

La calle Aguiar se encuentra ubicada en el Centro Histórico de La Habana, en la parte más antigua de la ciudad y corre de norte a sur desde la calle Peña Pobre hasta la calle Sol.

Recibió su nombre en honor del ilustre coronel Luis José de Aguiar Regidor de la ciudad, quien viviera en la calle en la esquina de Tejadillo, y se distinguiera en la defensa de La Habana por los ingleses en 1762. Antes se había conocido en sus diferentes tramos como “de la Carnicería”, “de los Terceros”, “del Ante – Cristo”, “de la Pila” o “del Juego de Barras”.


Deja un comentario

Calles de La Habana – Calle Aguacate


Aguacate muere en los muros
del Convento de Belén
La calle Aguacate es una de las más antiguas de La Habana. Como se desprende de su nombre se le denominó así por una gigantesca mata de ese fruto que existía en el lugar por donde luego se trazara la calle; aunque algunas versiones hablan de que la denominación se debió a la pintura que del susodicho árbol existía en un concurrido comercio del lugar.
Otras crónicas de la época cuentan sobre la hermosa mata de aguacates que tenían las monjas del convento de Belén sembrada en su patio (por lo que a la vía se le conoció también como Del Aguacate de Belén), justo en el lugar donde se terminaba la calle. Según el historiador cubano José María de la Torre el susodicho aguacato fue tumbado a puros hachazos en 1837 y con su madera se construyó un atril para el convento.
La calle se encuentra orientada de norte a sur y corría desde las calles Monserrate y Chacón donde se alzaban las murallas hasta finalizar en los muros del hospital de Belén.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Calles de La Habana – Calle Acosta


El Arco de Belén
La calle Acosta se encuentra ubicada en el centro histórico de La Habana en lo que antaño fue la ciudad intramuros. Orientada de Este a Oeste, nace en la Avenida del Puerto (en la Alameda de Paula) para morir en la calle Egido, donde se levantaba la muralla.
Recibe su nombre porque en sus predios residió don Félix Acosta y Riaza, quien fuera Regidor y depositario del Ayuntamiento de La Habana a mediados del siglo XVIII y se destacara en la defensa de la villa duarnte el ataque inglés de 1762.
La principal atracción turística de la calle Acosta es el famoso Arco de Belén, el más antiguo de los de su tipo en la Isla, que al construirse fuera parte del desaparecido hospital de Belén.


Deja un comentario

Calles de La Habana – Calle Egido


Calle Egido a inicios del siglo XX

La calle Egido, cuyo nombre oficial es Avenida de Bélgica (que también comprende la calle Monserrate) se extiende desde Lamparilla, muy cerca de la Avenida del Puerto hasta la calle Desamparados.

Es una de las últimas calles trazadas en la parte más antigua de la ciudad pues su estuvo ocupada antaño por las murallas en el espacio donde convergían las entradas de Tierra, del Arsenal y de Puerta Cerrada.

Fue Egido una gran avenida comercial en la que existieron durante la República algunos modestos hoteles que eran utilizados, sobre todo, por aquellos viajeros que llegaban o tomaban tren en la colindante Estación Central de Ferrocarriles: entre los más importantes se pueden mencionar al Bostón, al San Carlos y al Las Villas, todos desaparecidos.

Existían, además en Egido varios sitios de interés turístico, como el imponente Palacio de las Ursulinas con su hermosa fachada de arabescos que hoy es una casa de vecindad; el muy deteriorado Palacio de los Condes de Casa Moré y el de Balboa (ocupado por el Gobierno Provincial que se conserva muy bien) y varios de los mayores fragmentos de la Muralla de La Habana que se conservan la ciudad, incluyendo las únicas puertas.

Por último se encuentran en Egido, aunque muy lejos de lo que en sus mejores tiempos fueron, dos famosos restaurantes habaneros: El Baturro y el Puerto de Sagua, especializados en mariscos y comida española respectivamente.