Historia de Cuba

… nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la Historia. José Martí


Deja un comentario

Motonave Sierra Maestra – Barcos de Cuba


La motonave Sierra Maestra en los astilleros de la RDA
La motonave Sierra Maestra fue considerada como el buque insignia de la Marina Mercante Cubana después de 1959. El buque, un carguero mercante que desplazaba 10 000 toneladas, se construyó en los astilleros Warnow de la República Democrática Alemana por encargo del Gobierno de Cuba. Fue botado al mar en marzo de 1962 e inmediatamente realizó los viajes de prueba con tripulación cubana.
El “Sierra Maestra poseía dos superestructuras: la oficialidad de cubierta vivía a proa, donde se contaban también varios camarotes de pasaje. Su arboladura era las más altas entre los buques cubanos de la época.

Jesús Jiménez Escobar, primer capitán
del Sierra Maestra en el puesto de mando
del barco
Su primer capitán fue Jesús Jiménez Escobar, un joven de 22 años, recién egresado de la Academia Naval que, como demostraron los acontecimientos posteriores no se encontraba suficientemente preparado para esa responsabilidad. Su designación respondió más a un ardid propagandístico para presentarle como “el capitán más joven del mundo” que a sus aptitudes y experiencia para poder manejar un buque se semejante tonelaje.
El barco tuvo una vida accidentada, pues en su viaje inaugural cuando entraba al puerto de La Habana garreó el ancla y partió el cable submarino internacional, dejando a la Isla sin comunicaciones externas. En la década del 70 sufrió otro accidente en la rada habanera cuando se le averió el timón y el viento lo tiró contra el muró del Malecón en el mismo canal de entrada a la bahía, destruyendo una sección del mismo y sufriendo el buque un gran boquete en la proa.
Bibliografía consultada:
El logo de la Empres de Navegación Mambisa en una de las chimeneas del
Sierra Maestra

Anuncios


Deja un comentario

Central Unión – Centrales de Cuba


Central Unión en 1913
El central Unión, situado en San Luis, Oriente, era un central pequeño (el 131 del país por su capacidad de molienda de 170 000 @ diarias de caña). Tenía un rendimiento industrial mediano, empleaba a 1 700 trabajadores en zafra y poseía, apenas, cinco caballerías de tierras propias.
Existen contradicciones sobre el año de su fundación, que algunos ubican en 1886 por el ciudadano francés Santiago Rosseau y otros en 1860 por Manuel y Santiago Castillo.
Entre 1889 y 1945 perteneció a la familia Rosseau de Santiago de Cuba en sociedad con otros propietarios. En 1911 José Rosseau Verdereau adquirió la parte de sus socios y se convirtió en propietario único. Sin embargo, algunos dan como su dueño a Heliodoro Gil y otros dicen que perteneció, junto al central Limones, a José Lezama, uno de los principales hacendados de principios del siglo XX hasta su quiebra durante el crack bancario de 1921.

Central Unión en 1914
Era uno de los pocos ingenios cubanos que en 1913 sembraba la variedad de caña ceniza y, como era común en la época, no empleaba ni fertilizantes ni regadío para su cultivo. Para su transporte se se servía de una red de tres km. de ferrocarril de vía ancha, 20 fragatas y una locomotora.
Su maquinaria constaba entonces de una descargadora, seguida por un juego de dos trapiches fabricados por Cail, 17 defecadoras de 1 000 galones, un evaporador de triple efecto con 10 000 pies de superficie calórica, tres tachos de punto con 360 sacos de cabida, once cristalizadores abiertos, doce centrífugas sistema Hepworth y una batería de calderas con 1 250 caballos de fuerza, compuesta de 10 multitubulares en cuatro hornos sistema Fisher.
Estuvo inactivo por 11 años hasta 1945 en que fue comprado por Julio Lobo en sociedad con Germán López, su director general y administrador quien en 1953 adquirió la totalidad de la propiedad. Tras su compra y reapertura fue reconstruido, amplaido y mejorado con nuevos equipos e instalaciones con lo que mejoró su rendimiento agrícola e industrial.
En 1958 era propiedad de Germán López Sánchez. Operaba bajo la razón social de Central Unión SA y estaba presidido por Obdulia Cabrera López; Carmen López Orúe, hija del propietario era la vicepresidenta.
Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Rafael Reyes.
Se mantuvo moliendo hasta los años 2000 en que durante la reestructuración de la industria azucarera cubana, conocida como Tarea Álvaro Reynoso, el antiguo Ministerio del Azúcar decidió paralizar sus maquinarias. Poco después fue demolido. En una de sus naves se instaló una fábrica de fideos.


Deja un comentario

Avenida del Puerto – Calles de La Habana


La Avenida del Puerto, que antaño se conoció también como Avenida del Golfo, es una calle Habana que bordea la parte más occidental de la bahía de La Habana. En sus distintos tramos recibe varios nombres como Desamparados, San Pedro y Carlos Manuel de Céspedes (en el tramo comprendido entre la Capitanía del Puerto y el Castillo de la Punta. 
Formó parte del proyecto de obras públicas del gobierno del general Gerardo Machado y su construcción se inició el 11 de mayo de 1927. Durante las obras se le arrebataron al mar 128 000 km cuadrados de terreno y las calles que desembocaban en la nueva vía fueron rectificadas y ensanchadas.

En la actualidad la Avenida del Puerto es uno de los principales ejes turísticos del Centro Histórico de La Habana y, aunque aún mantiene una importante actividad industrial asociada al puerto, se ha ido rápidamente convirtiendo en una vía comercial y de servicios. 


Deja un comentario

Alma Máter


El Alma Máter es una estatua de bronce que se encuentra situada a la entrada de la Universidad de La Habana frente al edificio del Rectorado. La obra es creación del escultor checo Mario Korbel, quien la realizó en 1919. Como modelos utilizó dos mujeres: para la cabeza, la señorita Feliciano Villalón y Wilson de 16 años de edad; y para el cuerpo una mujer mestiza de mayor edad.
La estatua fue fundida por la “Roman Bronza Works Inc” y colocada en su pedestal en el primer semestre de 1920. En su base se lee la locución latina “Alma Máter” que le da nombre y que literalmente significa “Madre Nutricia” (Madre que alimenta), en referencia directa a los conocimientos que guarda la Universidad de La Habana.

En la silla sobre la que descansa el Alma Máter de la Universidad de La Habana se encuentran representadas en alusivos bajorrelieves las distintas ramas del saber. Estas aparecen personificadas en figuras femeninas de perfil griego que llevan en sus manos objetos que distinguen las ramas del saber que representan: la Botánica, la Medicina, la Farmacia, las Leyes, la Filosofía y las Letras.